Imagínate que tienes un BMW 118d, nuevecito, con menos de 5000 Km, y decides ver que pasa si les pisas a fondo en frío… Vamos, hacerle un warmup, pero a lo bestia.

¡Dicho y hecho!

¡Que pena que no pase de 4000 rpm!