No pude verla en el cine, a pesar de las buenas críticas que recibió, y de la buena impresión que me llevé con el anterior trabajo de Alejandro González Iñárritu: Amores Perros.

21 gramos, sinceramente me ha decepcionado. Está bien rodada, y la ambientación es excepcional, pero la historia se hace tremendamente lenta, y en algunos momentos caótica. La interpretación del reparto, es en general buena.

La relación que se hace con el peso del alma al final de la película, es lo mejor del largometraje, aunque da la impresión de estar incluído a posteriori, pues poco tiene que ver con la trama de la película.