3D Driving School, es un simulador en 3D de las prácticas que se hacen en las autoescuelas.

De casualidad he visto algunos pantallazos, y al darme cuenta de que se conducía un BMW, unido al hecho que hacer las prácticas de coche era tremendamente original, no he podido evitar probarlo.

Nos permite conducir con coche, todoterreno, moto y hasta con una scooter.

El nivel de dificultad, es relativamente elevado. Los gráficos están aceptables, y el sonido es bastante flojo en general.

Lo más sorprendente de todo, es que estando el programa ya en la versión 3.1, todavía tenga tan pocos detalles:
– Las revoluciones se ponen a cero, cuando la velocidad es cero. Es decir, cada vez que paramos totalmente el coche, es como si además parásemos el motor.
– Los indicadores de consumo instantáneo, temperatura y nivel gasolina no se mueven, …

En cambio, sorprende agradablemente la cantidad de itinerarios que hay, y las diferentes normativas de circulación para diferentes paises europeos (¡no olvideis poner el coche a 160 en las autopistas alemanas!).

Las maniobras están recreadas con gran verosimilitud, incluyen semáforos, mirar en los cruces, prioridades de paso, límites de velocidad, seguir el itinerario marcado por el profesor, intermitentes, …

El manejo del BMW 318i, está bastante bien logrado a baja velocidad, cuando rebasamos los 40 o 50 Km/h, apenas se tiene sensación de velocidad, y la conducción se torna poco realista.

No creo que sea interesante, salvo como entretenimiento, para aspirantes al carnet de conducir; en cambio si que lo veo conveniente para que los niños se formen en la educación vial de forma amena, y aprovechando las nuevas tecnologías.

Podéis descargar una versión de demo desde aquí (26,3 Mb).