7 segundos (2005), pasó sin pena ni gloria por las pantallas, pero el reclamo de acción sin límites en el poster de un videoclub, me tentó para verla.

El papel de protagonista a Wesley Snipes, le viene que ni pintado en esta historia.

El argumento está bien, y la promesa de acción es cierta. Apenas se baja el ritmo durante la película.

Las persecuciones con el Opel Calibra, sorprenden no solamente por lo poco explotado que ha estado este coche en el cine, sino también por su ritmo, y su credibilidad.

Los exteriores en Bucarest (Rumanía), están bien encontrados, mientras que el guión va de más a menos a medida que avanza la película.

Tamzin Outhwaite en su papel de coprotagonista, no aporta nada interesante a la trama.

7 segundos, es una película que se puede ver, y para pasar el rato con dosis de acción, y persecuciones.