8 bits, cine y televisión

Debo reconocer que el lingote de Robotto has despertado mi nostalgia, y es que durante aquellos maravillosos años 80, muchas cosas no eran como ahora, y otras si lo eran.

Me resulta especialmente destacable, como funcionaba el marketing, y la influencia que tenía en mi, y otros niños y adolescentes del momento. Como hoy día, combinar éxito en TV o cine, con la correspondiente versión para ordenador, solía resultar exitoso. Y eso, a pesar de la calidad normalmente mediocre de esos títulos.

Probablemente no sabíamos lo que era una licencia, ni como funcionaba el sistema, lo que si sabíamos, es que nos gustaba participar en nuestras casas de la experiencia que teníamos por otros medios.

En lo que a mi respecta, sólo las conversiones de recreativas eran preferibles a títulos como estos…















































4 comentarios en “8 bits, cine y televisión”

  1. Yo creo que ninguno de los que éramos «ochobiteros» por entonces asociábamos la comprabilidad de un juego a que se relacionara con su correspondiente serie y/o película. Más que nada, porque a partir de la primera decepción ‘portada alucinante-juego decepcionante’, ya separábamos ambos conceptos (que no es que fuera decepcionante en sí, sino que la portada de un Chequered Flag de 1982 anticipaba cosas mejores que las que luego te encontrabas).

    Sabíamos que, para conseguir algo lejanamente parecido a la realidad, había que apoquinar las correspondientes 25 pesetas en la recreativa «de abajo» o bien, algunos años después, visitar la casa del amigo rico que tenía, redunde la valgancia, un Amiga. Desde luego, en un Spectrum (o C64, CPC o MSX) sólo aparecían puñados de pixeles con algunos colores.

    No, normalmente la calidad de un juego la sacábamos de la puntuación que le dieran en el Microhobby o el Micromanía (para latinoamericanos: los equivalentes españoles al Crash o al Your Spectrum británicos) o directamente por el boca a boca.

    Y de esas portadas, he jugado al Batman (legendario), al Cobra (bueno pero exasperante), al Ghostbusters (a falta de instrucciones, nunca supimos qué coño había que hacer), al Indi (decepcionante cuando has conocido la recreativa), al Knight Rider (entretenidillo) y a los Goonies (tan simple en gráficos como adictivo). Creo que también podría mencionar Commando.

    De las portadas, me quedo con la de V.

  2. Totalmente cierto todo lo que dices mced, en especial lo de que eran necesarias 25 pesetas para tener una experiencia de juego impresionante. Lo otro, eran buenas portadas, y más o menos buenos juegos. Es cierto que para las capacidades de esas máquinas, hasta los malos eran meritorios, pero nada que ver con los arcades.

    Me gusta que saques a colación lo de los Amiga, también valía Atari ST, aunque lo mejor de todo (algo posterior quizás), era un amigo con dinero, que tuviera una NeoGeo.

  3. Me quedo con el Batman y el Robocop de Ocean.
    Sobre todo con el primero, una obra maestra impresionante y jugable hoy en dia.
    Me ha encantado este post ^^

Deja un comentario