No diría que soy un gran apasionado de las sagas literarias. Si exceptuamos a mis personajes favoritos como Sherlock Holmes (Arthur Conan Doyle) y James Bond (Ian Fleming) puedo agregar solamente las de El comisario Sanantonio (Frédéric Dard) y por supuesto La Saga de los Aznar (Pascual Enguídanos Usach).

Hace unos años que La Saga de los Aznar recibió mi tributo literario, de manera que Lou Carrigan no podría ser menos.

Lou Carrigan es el seudónimo principal del barcelonés Antonio Vera Ramírez nacido en 1934, pero también usó Angelo Antonioni, Crowley Farber, Lou Flanagan, Anthony Hamilton, Sol Harrison, Anthony Michaels, Anthony W. Rawer, Angela Windsor o Giselle Windsor.

Vera Ramírez es notablemente prolífico, puesto que con más de 1.100 novelas publicadas, ha tocado todos los géneros habidos y por haber en el mundo de los bolsilibros: ciencia-ficción, el espionaje, el western, el terror, la novela romántica, la policíaca, etcétera.

Sin embargo, este artículo va sobre la espía Brigitte Montfort, conocida también como Baby o simplemente Brigitte, porque a mi modo de ver, supera en clase y glamour al propio Agente 007 (James Bond). Sus escenarios son igual de variados y exóticos que los de éste.



Pero además, Brigitte Baby Montfort es bellísima, elegante, y un portento intelectual que le permitió ganar el Premio Pulitzer desde su puesto de periodista en el Morning News. Su fama, le permite llevar una vida de lujo en su piso en la planta 27 del Crystal Building de la 5ª Avenida en Nueva York, donde se codea con la más alta sociedad de la ciudad.

Las historias de Baby se escribieron entre 1965 y 1992, casi 30 años de misiones y aventuras. Lo verdaderamente admirable sin embargo, es que llegó al número 500, lo que hace una media de producción de una novela cada 3 semanas.

Precisamente esas 500 publicaciones son las que la convierten en la saga más larga de la historia, algo en lo que el autor está trabajando en documentar, y así formar parte del Libro Guinness de los Récords.

Se cuenta que Lou Carrigan trabajaba en una oficina bancaria (Banesto). La Editorial Rollán le ofreció un contrato en exclusiva para escribir las aventuras de Baby, y él solicitó una excedencia laboral. Al serle denegada, decidió abandonar su cómodo puesto de oficinista de cualquier modo.

Así en 1968 se lanza la colección ZZ7 que dura hasta 1973 con 185 números publicados. En 1976 pasa a Bruguera donde perdura hasta el final de la colección en 1978 con 68 entregas publicadas. No obstante, la parte oscura es su vida en Brasil, puesto que se comenzaron a publicar allí desde 1965, 3 años antes que en España.

En el año 2000 se publicaron cuatro números con la génesis de Brigitte Montfort, pero esta vez, centrándose en su madre: Giselle Montfort.