Después del modesto homenaje a Valentina Vladímirovna Tereshkova, hoy hablaré de otra mujer que inspiró con su empeño y tenacidad a la ciencia, a pesar de los impedimentos de la época. Ella es Augusta Ada Byron, conocida tras sus nupcias con William King-Noel como Augusta Ada King, Condesa de Lovelace, o simplemente como Ada Lovelace.

Nacida en 1815, hija del famoso poeta George Gordon Byron (Lord Byron), Ada, forma parte de los anales de la historia, gracias entre otros logros a haber sido la primera persona en escribir un programa de ordenador. Éste era para calcular la sucesión de números de Bernoulli. El programa escrito en papel, estaba destinado a ejecutarse en la máquina analítica de Charles Babbage.

Además de sus contribuciones a las matemáticas, preveyó el uso de tarjetas perforadas como almacén de datos e información, que no serían patentadas hasta 1887, y popularizadas hasta 1937.

Sus logros y su fascinación científica fueron incomprendidos e infravalorados en su época, por ello en 1979, se bautizó en su honor el lenguaje de programación Ada.