Después de más de seis meses sin actualizar mis experiencias en los inicios del afeitado con el afeitado clásico, hoy toca que os ponga un poco al día.

Ya os decía que uno de los placeres de esta disciplina es el autodescubrimiento, ir aprendiendo sobre nuestra piel, nuestras particularidades, nuestros gustos, y por tanto, dar con los productos que mejor se amoldan a nuestras necesidades. Es decir, probar y cambiar, hasta que damos con nuestro ideal.

Incluso mi rutina, ha ido modificándose, así ahora prefiero hacer una pasada más trabajada a favor del pelo, y hacer la segunda a contrapelo, mucho más ligera. Así invierto un poco más de tiempo, a cambio de apenas tener irritación o cortes. Incluso si un día tengo menos tiempo, renuncio al apurado máximo habitual, y me quedo solamente con la primera pasada.

Vayamos a mi experiencia con los diferentes productos.

Maquinillas de seguridad
Sigo usando la Merkur 41N, su peine abierto permite que apure muy bien, aunque cueste un poco pillarle el truco para no cortarse. Me sigue gustando lo bonita que es, aunque el mango sea tal vez demasiado corto, y resulte bastante deslizante con las manos mojadas. Sigue sorprendiéndome su calidad, que por unos 20€, no sólo es aparente, sino una cualidad real.

Entre medio, he probado la Wilkinson Classic, muy cómoda y ligera gracias a su armazón metálico recubierto de plástico, y el resto de elementos de éste material. Resulta suave, y poco agresiva ya que el peine cerrado protege la cuchilla. Por contra, hay que repasar más para conseguir un buen apurado. A un precio de menos de 5€, incluyendo 5 cuchillas, es increíblemente económica.

También he probado la Vie-Long 10000R, un producto distribuido por la española Vie-Long, que no deja de ser una Parker. Resulta muy aparente, y a 10€, asequible. Su peine cerrado es muy seguro, pero igual que con la Wilkinson, requiere pasadas adicionales para obtener un buen apurado.

Me es difícil hacer una recomendación, aunque no lo parece, es el componente más determinante del afeitado. Dependerá de las preferencias, y habilidad de cada uno. Se que a mi, algo como la Merkur, pero con un mango más largo y adherente sería lo ideal, pero tampoco me siento incómodo cuando de viaje me llevo la Wilkinson.

Cuchillas de doble filo
Empecé con las Personna, muy asequibles (2,35€ la caja de 10), no son las más afiladas, pero tampoco es tan fácil cortarse. Me resultan adecuadamente suaves, y su duración aceptable para el precio que tienen, así que son las que sigo usando.

Las Wilkinson Classic no están mal, y son muy baratas, un punto a tener en cuenta, pero tampoco es una diferencia notable comparadas con las Personna. Las Lord, son parecidas a las Wilkinson, igualmente económicas, que quizás corten algo menos, y duren algo más.

Las Gillete Platinum, son las mejores de todas. Muy afiladas, las que más duran (cerca de un 50% más que las Personna), pero los más caras: 4€ la caja de 5 unidades, siendo fácil encontrarlas a 6€ o incluso 7€. En cuanto a filo, tengo bastante con las Personna, con un tacto que me parece agradable, y esa duración adicional, no compensa la diferencia de precio.

Por tanto, recomiendo en general las Personna, salvo para los que estén dispuestos a gastar 4 veces más, a cambio de una duración algo superior, y un corte mucho más afilado.

Loción pre-afeitado
En una palabra: Myrsol. Ya dije de lo mágicos de sus resultado como masaje para antes del afeitado, ahorra tiempo, y en mi caso tiene mayor eficacia que el jabón. Por desgracia, su envase de 180 ml a 11€, resulta algo caro, y lo peor de todo es que por su escasa distribución, tendremos que desplazarnos a adquirirlo in-situ en el propio laboratorio, o añadir los gastos de envío si lo compramos por internet.

Jabón
Comencé con el económico Bea de 1,5€, un jabón que cumple su cometido, y que ha durado todos estos meses. Sin embargo me he pasado al de La Toja, con una textura mucho más agradable, y más lubricante, de modo que el afeitado es más eficaz con él. A un precio de 2,4€, es casi el doble de precio, no obstante, su elevada duración, hace que el coste por afeitado siga siendo irrisorio.

Mi consejo es que no sacrifiques unos pocos euros en la barra de jabón, y por el momento el de La Toja es el que más me ha gustado.

Brocha
Continúo con la Culmak de 7€, que aunque empiezan a abrirse algunas cerdas, sigue funcionando de maravilla, demostrando que con un adecuado cuidado, la duración de estos productos es elevadísima. Puntualmente, he probado una Vie-Long 4402, mucho más suave y que absorbe mejor el agua y el jabón, un gran avance, que por 15€, me parece que será mi opción una vez deba reemplazar la Culmak.

Masaje post-afeitado
Continúo usando Floïd, me encanta su sensación, y su aroma atemporal. Puede que su base alcohólica no sea lo más conveniente si hay cortes, pero me parece que funciona muy bien. De toda la comparativa, es el producto que antes se agota, tanto en su envase de 150 ml (5,5€), como el conveniente de 400 ml (12,5€), de la edición especial, que lamentablemente ya no se vende.

Por el camino he tenido ocasión de probar Brummel, en botellas de 125 ml, 250 ml y 500 ml, y del que me gusta su olor, pero que escuece demasiado, y no veo que suavice tanto la piel; Varón Dandy, muy similar a Brummel, pero extremandamente económico en su botella de un litro a 12€, y que puntualmente utilizo; o Williams Aqua Velva, similar a los otros dos, pero con un perfume algo más moderno, y con un precio cercano al Floïd.

No veo ningún motivo para no recomendar Floïd, salvo que el dinero sea un problema, y entonces nadie supera a Varón Dandy. Si el olor de Floïd te parece demasiado de vieja escuela, entonces Aqua Velva, o cualquier otro aftershave de moda, debería ser tu elección.

Astringentes
El cortasangre ha sido mi última adquisición, va bien tenerlo para desgracias puntuales, y he optado por el Gel hemoestático cortasangre Proraso. El boto de 10 ml cuesta 5,3€, es caro, pero como lo usamos solamente de higos a brevas, es un desembolso que nos podemos permitir. Lo escogí por ser fácil de conseguir en muchas tiendas, de no ser así, probablemente habría empezado con las tiras desechables de Vie-Long.

Es un gel pegajoso, que da una sensación poco agradable cuando se aplica, pero cierra las heridas con eficacia.

Colonias
Las colonias, sin nada que ver con el mundo del afeitado, si que tienen relación con lo de clásico.

No las uso regularmente, pero si que me resulta placentero hacerlo de vez en cuando. Desde las aguas de colonia como la tierna Nenuco, o la legendaria 1916 de Myrurgia, con un olor fresco, y una sensación de frescor en la piel gracias a lo rápido que se evaporan. Lamentablemente, como aguas de colonias que son, su persistencia es más bien escasa.

Luego tenemos las colonias más tradicionales, Brummel, con un aroma que me gusta mucho, análogo al del after-shave, pero más intenso, que en mi opinión es imposible combinar con Floïd, por el choque de fragancias contrapuestas.

Varon Dandy es el análogo al del after-shave, mucha cantidad, precio insuperable, y un aroma que a mi me gusta. Lo que es mejor, se puede combinar con Floïd, no es que se complementen, pero al menos no chocan. Así que vuelvo a romper una lanza por el producto de Parera/Coty, como ya lo decía en marcas afeitado clásico españolas, déjate de falsos prejuicios, y pruébalo, validando objetivamente sus cualidades, en vez de dejarte llevar.