Me ha sorprendido descubrir el editor de textos para Windows de código abierto AkelPad.

Inició su andadura con la versión 1 de 2003 de la mano de Alexey Kuznetsov, a partir de 2007 con la versión 2, Aleksander Shengalts tomó el relevo. Durante este tiempo ha sido actualizado regularmente, aunque por motivos que desconozco, su difusión no ha acabado de cuajar.

Conceptualmente es similar a EmEditor, es decir una base estable, sencilla y eficiente, que se extiende con plugins. A diferencia de EmEditor, AkelPad es todavía más compacto (una instalación mínima no llega a los 400 Kb.), aunque quizás no sea tan veloz, ni gestione tan bien los archivos de gran tamaño. A su favor, es gratuito, y poco a poco va mejorando.

Dentro de sus otros competidores, es más completo que Notepad2, pero menos que Notepad++.

De base, vendría a ser un bloc de notas, con capacidad multiarchivo (bien sea SDI o MDI), y comandos mejorados. Con añadidos, podemos tenerlo en castellano, soportar autocompletado, resaltado de sintaxis, exploración de archivos, o programación con scripts y macros.

Las distribuciones recientes están disponibles tambuién como programa nativo x64, mientras que las de 32 bits siguen funcionando tanto en equipos con Windows 95, como con Windows 7. Es decir, una compatibilidad, que no podría ser más amplia.

De serie, nos permite escoger guardar la configuración en el registro, o en un archivo INI. En este último caso, AkelPad funciona en el cómodo modo portable.