Hoy os quiero hablar del Alpha Moonwatch, un homenaje al conocidísimo Omega Speedmaster Moonwatch.

Alpha Any, es una compañía de relojes chinos. Llevan desde 1992 dedicados a la producción de relojes, esencialmente homenajes, o sea relojes inspirados en modelos conocidos, que nada tiene que ver con las falsificaciones, emulando a la relojería europea.

Su calidad está bastante por encima de Jaragar, Steel Bagelsport o Holluns, a la par, o quizás ligeramente por encima de Parnis.



El Alpha Speedmaster, aporta cierta novedades que lo hacen muy interesante, lo que explica que haya llegado después de mi Casio STL-S110H. Por supuesto la primera es el precio, pues a 170$, es un reloj accesible, a diferencia de los 4.300€ que cuesta el Omega Speedmaster Professional con cristal de plexyglass (311.3042.30.01.005), o los 5.100€ de la versión con doble zafiro (311.30.42.30.01.006). Debo decir que el Speedmaster de Omega, junto al Carrera de TAG Heuer, son mis griales, mis relojes perfectos.



Es fiel a los 42mm de diámetro sin contar la corona, al movimiento de cuerda manual y a la resistencia al agua de 5 ATM (50M) como el original. Esto último, es algo poco habitual en un homenaje.

Por supuesto no monta el calibre Omega 1861, sino el mucho más sencillo y barato Seagull ST1903 (TY2903/SG2903), con 20 rubís, una frecuencia de 21.600 vph, y que ofrece cronógrafo. El diseño de la famila ST19, toma como base el Venus 175 de los años 50, y destaca por contar con rueda de pilares (column wheel), que hace que la pulsación de los botones del cronógrafo sean más suaves. La reserva de marcha declarada es de 42 horas. En sus propios modelos, Seagull acredita una tolerancia de -10/+30 segundos/día. Alpha, al igual que otras marcas, no proporcionan esa cifra, que será en cualquier caso, igual o peor.

El movimiento viene decorado con partes pulidas, y tornillos coloreados en azul. Un trabajo que hace que parezca un reloj más caro de lo que en realidad es.

Alpha, ha lanzado su Speedmaster Professional Moonwatch, en dos combinaciones de esfera, la de color negro, habitual en Omega, pero también una preciosa variante de color plateado, que es lo que me ha hecho decantarme por él. Las cajas pueden ser de acero cepillado, o de acero con recubrimiento PVD negro. Todo ello, combinado con diferentes posibilidades de correas, y armis. No todas las combinaciones están disponibles de manera oficial en Alpha Watches. Por eso cuando me topé con Alpha Europe (Watches Alpha), el distribuidor oficial autorizado para Europa de relojes Alpha 1993, con base en Lituania, me sorprendió que ofrecieran modificaciones que arrojaban más combinaciones. El distribuidor para Europa, incentiva este tipo de modificaciones, ofreciéndonos por ejemplo armis de acero a partir de 32€, o movimientos sueltos por 105€.

En concreto, es el L1957-silver-JB, con esfera plateada, caja de acero PVD, y armis jubilee de acero macizo y 20mm de ancho del mismo color. Todo el color negro, combinado con el bisel de escala taquimétrica, que es siempre de ese color, le aporta una estética muy original, que a su vez destaca con el color claro de la esfera. Por si esto fuera poco, en tu tienda de eBay, se podían adquirir todavía más baratos que en la tienda oficial, todo ello, sin posibles riesgos de aduanas. Así que al final me salió por 145€.

Me atrae la ironía de ver en la esfera la inscripción Alpha 1993, acompañado de la letra griega alfa (α), la primera del abecedario, en contraposición con el modelo original, con el Omega Speedmaster Professional, y la legra griega omega (Ω) que es la última del alfabeto.

Se presenta en una bola de terciopelo verde, con las letras de Alpha en dorado, y unas pequeñas instrucciones y tarjeta de garantía. Mejor de lo esperado para un reloj chino, pero mucho peor que en uno japonés.



Pesa 128g, ligero para lo que es el reloj. El motivo, es que el armis no es macizo, sino de chapas dobladas. Me imagino que esa es la diferencia entre los modelos de 135€ y los de 155€. Además, el cierre a presión es de bastante mala calidad también, aunque externamente no lo parecen. En la muñeca, es bastante cómodo de llevar.

La altura es de 16,5mm, que parece un tanto excesiva no siendo un reloj automático. Se debe por un lado a la tapa trasera de exhibición, y por otro a lo abombado que es el cristal mineral que monta, bastante grueso también, con un aspecto tosco, tipo Vostok Amphibia.



La esfera es bonita, en color plateado, y unas aguas diferentes entre la principal, y las subesferas que le dan un aspecto bonito. La función de éstas es segundero a las 9, horario de 24 horas a las 6, y contador de 30 minutos del cronógrafo a las 3. Como en el modelo homenajeado, prescinde del indicador de fecha.



Las agujas son plateadas para la horaria y la minutera, lo que ni beneficia estéticamente, ni ayuda a la legibilidad. Habría sido mucho mejor en color negro pavonado como las de las subesferas. La trotadora del cronógrafo es roja, y le queda muy bien. Hay lumen aplicado tanto en las manecillas como en los marcadores, de un rendimiento algo justo, pero tener lo tiene.

La corona está firmada, es un detalle que me gusta, y que me sorprendió que no fuera así en el Mondaine SBB. El fallo, que es una corona roscada. Una corona a rosca, en vez de a presión, aporta una mejor hermeticidad, y por eso está justificada en relojes de buceo. No es ese el caso en el Alpha Moonwatch, de manera que enroscar y desenroscar la corona, una molestia. Como además hay que darle cuerda, tendremos que enroscarla y desenroscarla cada día, contribuyendo al desgaste de la misma, y del de su rosca. Si además, la solidez no es lo mejor del mundo, será un riesgo. Por otro lado, no es coherente que la corona sea roscada, y los pulsadores del cronógrafo no lo sean. A este reloj, le iría mucho mejor una corona a presión. La operación con los pulsadores del crono es muy suave y agradable.



La reserva de marcha que he medido, ha sido de 45 horas, y la precisión entorno a los +15-+20 segundos/día, que está dentro de lo esperado.

Como puntos negativos, el primero es una limitación, la imposibilidad de encargarlo con cristal de zafiro en vez de mineral endurecido, ni siquiera abonando un sobrecoste. Algo que suele ser posible en otros fabricantes chinos. El segundo es un defecto real, la corona roscada que os comentaba, un defecto compartido con los Vostok y Komandirskie Classic, aumentando así su desgaste, y que acabe rompiéndose. Quizás por eso venden por 11€, coronas y tubos nuevos. No me preocupa en exceso, porque no le daré un uso diario, pero es un factor importante. Recordad que la ventaja de una corona a rosca, es que mejora la estanqueidad, evitando que entre agua, o suciedad del exterior.