Después de las RE Aviator de PILOTVISUAL, quería repetir marca, y hacerme con las Randolph Engineering Concorde con lentes de color azul. Sin embargo, viendo las novedades de American Optical, al final me decanté por las American Optical Original Pilot Fashion.



Lo que han hecho en AO Eyewear con las Original Pilot Fashion, es mantener el diseño de las Original Pilot, que ahora llaman Original Pilot Core, aprovechando su montura, y darles un toque más moderno y de tendencia. Un poco lo mismo que con las Original Pilot Tech en donde han optado por reforzar la sofisticación.

Las Original Pilot Fashion mantienen la reconocible estética de las gafas de sol de piloto, y al compartir montura, varillas, patillas e incluso plaquetas con las Original Pilot de las que ya os hablé en el artículo American Optical Aviator, además continúan con su calidad y durabilidad. Ya sabéis que cuentan con la homologación MIL-S-2594, y que protagonizaron las misiones espaciales Géminis y Apolo, incluyendo el viaje a la luna de 1969 como parte del equipo de Neil Armstrong y la tripulación del Apolo 11. Prueba de su importancia en el mundo, forman parte de la colección permanente del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsoniano en Washington.

Pero como estamos hablando de moda y tendencias, debemos recordad sus apariciones cinematográficas, empezando con Easy Rider (1969), y continuando con Apocalipsis Now (1979), Top Gun (1986) u Oblivion (2013) entre centenares de películas.

Respecto al modelo clásico, el único cambio son las lentes. Unos cristales denominados fashion, y que también produce la factoría de AO en Southbridge, Massachusetts (Made in USA). Están manufacturadas en policarbonato, y se ofrecen en tono degradado (verde, marrón, azul y gris), pero también sin degradado (gris espejado y amarillo). Las varillas se ofrecen en forma de bayoneta (bayonet), espátula (spatula) y cable confort. Los terminales cuentan con nuevos estampados a elegir, como los de tipo concha.

Para variar un poco, escogí el modelo OP55B.BA.CCP. Correspondiente a las Original Pilot con montura negra, tamaño de 55mm, varillas tipo bayoneta negras, y lentes fashion en azul degradado. Nos invaden las sensaciones de los excelentes controles de la marca, identificando cuando se produjo esa unidad y quién la inspeccionó.



Nada más verlas, nos damos cuenta de las mejoras que está haciendo la marca, y que en su día nos adelantó José Luis González Atienza durante la entrevista que mantuvimos. El estuche sigue siendo blando, pero ya no cierra por velcro sino por un botón tipo automático. Una solución que parece más duradera.





Seguimos sin encontrar un paño para limpiarlas, pero el remedio es sencillo, basta con comprar el Pack Regalo que nos ofrecen por solamente 12€, y que contiene:
– Funda blanda de calidad similar a la de AO. Sólamente la funda, los americanos la ofrecen a 8$.
– Gamuza de generosas dimensiones personalizada por PilotVisual.
– Líquido limpiador y trapito.
– Cinta para colgarlas.



El conjunto está ensamblado de manera impecable. El gesto de abrirlas y cerrarlas ya nos da la idea de que estamos ante un producto hecho para durar. Desde las plaquetas, hasta los tornillos, todo ajusta perfectamente.



Como novedades, el acabado en negro se ve elegante. Dentro del diseño clásico de gafas de aviador, la montura en tono oscuro le da una apariencia diferente a las que solemos ver. Los protectores de las patillas en negro, impedirán también el feo efecto de ver la suciedad en su interior.



Nuevamente hay que poner en valor que si bien desde AO EyeWear las venden a 159$, en PilotVisual continúen siendo honestos, y nos hagan la conversión adecuada, con un precio de venta en nuestro país de 149€.

Sus formas míticas y reconocibles sientan bien a casi cualquier persona, sino que me lo digan a mi.



No obstante, este artículo no quería profundizar tanto en las lineas y cualidades de las American Optical, unas gafas que en parte gracias a artículos como los míos de hace más de tres años, por méritos propios, poco a poco han ido haciéndose un lugar en el mercado. Os estaréis preguntando qué hago yo hablando de gafas de sol en diciembre.





Pues ese es precisamente el tema que quería tocar, y es que las radiaciones solares en forma UV (ultravioleta), son casi igual de nocivas con el pleno sol de verano que en los días nublados de invierno. En realidad la concentración UV, no varía más del 20% en ambos casos. Por tanto la protección de unas gafas de sol de calidad, es igual de necesaria en cualquier estación del año. Naturalmente podríamos comprar unas gafas que tuviera poca opacidad en los cristales, o dicho de otro modo, mucha transmisión de luz.

Como las radiaciones en la frecuencia ultravioleta son invisibles para el ojo humano, ya sabéis que la protección UV, no tiene que ver ni con el color de los cristales, ni con su opacidad, ni si las lentes son polarizadas o espejadas. Tiene que ver con la calidad de las mismas. El estándar UV400 garantiza la protección ante longitudes de onda inferiores a 400 nanómetros (nm), es decir, la totalidad del espectro por debajo de la luz visible.

Veamos un pequeño esquema en base a sus longitudes de onda y frecuencia:

UVC (Ultravioleta C)100-280 nm
UVB (Ultravioleta B)280-315 nm
UVA (Ultravioleta B)315-400 nm
Luz visible400-700 nm
Infrarojo A700-1.400 nm
Infrarojo B1.400-3.000 nm
Infrarojo C3.000-1.000.000 nm

Es decir, el rango de luz visible es extremadamente pequeño, algo que veremos con mayor facilidad en este esquema:





Las lentes Fashion de AO son unas lentes de gran calidad, por ello cumplen con el estándar UV400, ofreciendo una protección del 98% para UVA (315-400 nm) y 100% para UVB (280-315 nm). Gracias a su factor reducido, ofrecen un índice de refracción de 1,59, lo que las hace más delgadas (2,2mm de espesor) y ligeras. Pero su principal atractivo tiene que ver con el invierno y los días nublados de los que hablaba.

El color degradado ofrece diferentes grados de transmisión de luz para el invierno, por lo que manteniendo la protección UV, nos permite tener mayor intensidad lumínica en la parte inferior, por ejemplo cuando leemos, y mayor protección ante la luz en la superior, por ejemplo al mirar al cielo.



Consideraciones estéticas a parte, el diseño con coloración progresiva nos protege de manera perfecta. No tenemos más que darnos cuenta que al caminar, la mayor intensidad luminosa viene de la parte superior, del sol, que es donde los cristales son más oscuros. Mientras que en la parte baja son más claras, permitiéndonos ver sin problemas de cerca o el suelo.

Los daños que causan los rayos ultravioleta en los ojos son acumulativos, es decir, van progresando paulatinamente cada vez que nos atraviesan sin la debida protección. De hecho, son uno de los causantes de las cataratas y el envejecimiento prematuro de la vista.