Hace algún tiempo que tenemos entre nosotros, los revolucionarios procesadores de 64 bits, y algo menos que llegaron los Windows de 64 bits: XP Professional x64 Edition, y 2003 Server x64 Edition.

En cambio, la mayoría de aplicaciones que uso habitualmente, todavía no aprovechan esta nueva tecnología.

Aplicaciones disponibles:
7-Zip.
Firefox.
NOD32.
SpeedCommander.

Aplicaciones que faltan:
ACDSee.
Everest.
Irfanview.
Office.
OpenOffice.
Opera.
Photoshop.
Thunderbird.
XnView.

Por supuesto la lista no es exhaustiva, y hay algunas aplicaciones más para completar el apartado de disponibles. Lamentablemente, el de aplicativos que faltan, aumentaría a mucha mayor velocidad.

De poco sirve tener sistemas operativos capaces de funcionar en hardware de 64 bits, si las aplicaciones no son capaces de obtener beneficio alguno de ésto.

Ya pasó algo similar durante la transición de los 16 bits a los 32 bits, pero en aquel momento, el retraso vino dado más por los sitemas operativos que las aplicaciones.

El problema está en que hoy día, pocos entornos de desarrollos son capaces de generar aplicaciones de 64 bits. Salvo Visual Studio 2005 (actualmente en beta), y la familia de compiladores GNU, hay poco donde elegir. Ni Delphi, ni C++ Builder, ni siquiera un JRE de Java son capaces de explotar las arquitecturas x64.