Con mucho sentido del humor, aquí tenemos a Steve Baller notificando a Bill Gates de los problemas de seguridad en sus desarrollos.