Me parece que me estoy empezando a repetir con la escenografía imitadora de Corrupción en Miami, y seguramente por eso me ha costado decidir si publicar otra más o no.

El valor de esta instánea tomada en el puerto de Barcelona, no es solamente la estética, sino que además fue disparada en la hora punta del vice… ­Madrugada del sábado al domingo sobre las 7,30 de la mañana.

Uno, que a veces no tiene nada mejor que hacer.