Desde hace algunos años, me he acostumbrado de leer las etiquetas de los artículos que he decidido comprar por primera vez en el supermercado, muchas veces, comparándolas con otros. No es algo que haga de manera obsesiva, pero si que me importa. Ante dos productos similares, preferiré el que sea más saludable siempre y cuando me guste su sabor, aunque ello redunde en que sea algo más caro.

El pan de molde es para mi un ingrediente importante. No solamente me refiero a mis recetas y bocadillos, sino en el consumo diario. Obviamente, prefiero el pan tradicional, que suelo congelar en porciones, e ir usando, aunque muchas veces, durante la semana, ni siquiera tengo tiempo de que se descongele, así que el pan de molde, o pan Bimbo, usando su denominación comercial, me resulta muy socorrido.

He probado bastantes variantes. De niño era el PANRICO, cuando empezaron a aparecer los integrales, el Silueta, que acabó destronado por la marca blanca de Mercadona, el Hacendado Integral. Finlamente me quedaría con el Hacendado integral sin azúcares añadidos, al que he sido fiel durante muchos años.

Al leer la composición de los productos que nos encontramos en el lineal, me he ido sorprendiendo de la cantidad de azúcares y sal, con los que se condimentan los productos elaborados. Todos sabemos que las anchoas en aceite de oliva de L’Escala, o las patatas fritas Lays tendrán un alto porcentaje de sal. Del mismo modo, que una Qé! Caña de Panrico, tendrá altos contenidos en azúcares. No obstante, ambos aditivos naturales, son omnipresentes en casi todo lo que compramos y comemos, incluso en muchas bandejas de carne fresca.

Por eso, cuando descubrí el pan 100% natural de Bimbo, me llamó la atención. Claro, que vista la experiencia con otros productos 100% naturales, que mienten, era algo escéptico.



En este caso, y a tenor de la etiqueta, es cierto que el 100% natural de Bimbo, no utiliza aditivos artificiales (ni colorantes ni conservantes), es decir, es menos artificial, y por tanto más saludable. Que yo sepa, solamente Bimbo ofrece una gama que explícitamente elimina los ingredientes artificiales.

Aunque me gusta más la consistencia y el sabor de los panes integrales, también en los de molde, las versiones integrales del Bimbo 100% natural, y que se comercializan bajo dos marcas diferentes del mismo grupo, son difíciles de encontrar en muchas tiendas, me refiero al Bimbo 100% natural integral idéntico al Silueta natural 100%.

Puedo destacar, que además, contiene ingredientes de mayor calidad a otros productos, así, usan aceite de oliva en vez de aceite de girasol como la mayoría. Por otro lado, el doble horneado, hace que se mantenga tierno, incluso llegada su fecha de caducidad, cosa que no ocurre con otros panes. En cuanto a esto último, o sea, la fecha de caducidad, me llama la atención, que siempre que la comparo, es más longeva que otros productos. No se si será debido a sus cualidades intrínsecas, o bien que debido a su mayor rotación se reponga con más frecuencia. El precio, es entorno a un 50% más caro que sus variantes normales de marca blanca, parece mucho, pero hablamos de 0,50€ por un paquete, que nos va a durar como mínimo varios días, así que vale la pena.

A continuación, os dejo una comparativa de los que he probado, en cuanto a valores de azúcar y sal. Veréis que están muy a la par, y que como suele ser habitual, no siempre los que parecen ser más sanos, tienen valores más bajos.

Panrico blanco: 3,8g de azúcar 1g de sal por cada 100g de producto.
Panrico Sveltia integral: 4,5g de azúcar 0,9g de sal por cada 100g de producto.

Hacendado/Siro sandwitch blanco: 4,5g de azúcar 1,2g de sal por cada 100g de producto.
Hacendado/Siro integral: 4,5g de azúcar 1,2g de sal por cada 100g de producto.
Hacendado/Siro integral sin azúcares añadidos: 2g de azúcar 1,2g de sal por cada 100g de producto.

Bimbo sandwitch blanco: 5,1g de azúcar 1,3g de sal por cada 100g de producto.
Bimbo 100% natural: 5g de azúcar 1,6g de sal por cada 100g de producto.
Bimbo 100% natural integral / Silueta natural 100%: 3g de azúcar 1,4g de sal por cada 100g de producto.