Después de un pequeño parón hablando de relojes, porque el último creo que fue el
Rhythm Eternity (A1303L01), seguimos hablando de relojes.

No es la primera vez que alguien me regala un reloj. Aquí mismo narré los casos del Casio ATC-1200 de Luis;
Casio W-66 de Luis; del Casio F-87W de Carlos; o del Casio GMW-15 Moon Graph de José Antonio Carretero Sevilla. Salta a la vista que es la primera vez en que alguien piensa en mi para que le custodie un reloj que no es de marca Casio, y también el primer reloj analógico en esa categoría.

La historia es sencilla. Sora, una compañera de trabajo estaba haciendo limpieza en casa. Esos trabajos que de tanto en tanto hacemos. Se encontró con este reloj, una pieza de la marca Blumar y que su pareja Alfred había ganado en un concurso hace muchos años. Él fue un pionero en la práctica tan extendida hoy en día de no llevar reloj, así que jamás llegó a usar este guardatiempo, que a pesar de los años se encuentra en estado NOS (New Old Stock). Fue ella, Sora, la que conociendo mi afición por la relojería pensó en mi. Ese Blumar Chronograph iba a estar mejor conmigo que con cualquier otro. Para mi esa es la mejor parte, alguien que se acuerda de mi, que se toma las molestias de hacérmelo llegar, y donde al final ambos quedamos contentos.

El reloj había perdido su caja original, sus manuales y el resto de la dotación, pero entre los dos, consiguieron una bonita caja de madera, la decoraron con lazos de tela, y depositaron en su interior la pieza. Un detalle que emocionalmente es más valioso que lo que trajera de origen.

En cuanto a Blumar, no hay mucho que se sepa. Una marca de relojes española que empezó siendo una serie vinculada a la marca Radiant de Grupo Cardarso. A partir de 1985 se registró como marca independiente, y gozó de bastante éxito al igual que su coetánea Lotus o Racer.

Su marca madre, esto es Radiant, es considerada como la marca más popular de nuestro país en la década de los 70. No hay cifras concretas, pero se dice que le seguían de cerca Duward y Thermidor.

A finales de 1990 la marca se abandonó, la competencia asiática en un mundo cada vez más globalizado hizo que Grupo Cardarso la abandonara en favor de Radiant. Actualmente, con GERESA integrada en el grupo, y distribuyendo marcas como Seiko, Lorus, Pulsar, Nixon, Guess, Timberland o Ice Watch es poco probable que volvamos a ver un reloj Blumar.

El diseño de este Blumar Chronograph nos deja claro que se trata de un reloj de mediados de la década de 1990, un diseño deportivo y racing, que sin ofrecernos nada especial que no tuvieran los competidores, tiene un detalle muy original. Su esfera, tipo panda con las subesferas en negro, y un tono anaranjado en la esfera principal que no era algo nada habitual en aquellos años.