Las bombas de descompresión, o decompression bombs, son archivos comprimidos con elevados grados de compresión, destinados a provocar fallos en descompresores, antivirus, y en general cualquier tipo de programa que deba acceder a sus datos descomprimidos.

A nivel social, sirven para propagar rumores de grados de compresión increíbles, como reducir un DVD de 4,7 Gb para hacerlo caber en un CD de 700 Mb, como ocurriera en su día con el compresor KGB.

Por supuesto, estas altísimas compresiones, se deben más a la naturaleza de los datos originales, que a méritos del propio software de compresión.

Como una curiosidad más, he creado un archivo de 1 Gb de peso (1.048.576.000 bytes) conteniendo todo nulos. El resultado, WinRAR lo ha dejado en algo menos de 5 Kb (4.712 bytes). Podéis descargarlo aquí.

¿Increíble? Bueno, yo diría que no tanto, aunque si curioso.