Hoy día nos puede parecer que el bytecode, y los lenguajes más o menos interpretados son algo puntero, aunque de hecho Visual Basic del 1 al 4 ya lo utilizaban, y anteriormente lo hicieran varios entornos xBase como FoxPro o Clipper, o el popular Quick Basic.

Lo que en mi experiencia resulta un hecho más insólito es un compilador de C/C++, que soporte código interpretado, y ese, era un producto tan conocido como ni más ni menos Visual C++.

En su versión 1, de la que la 1.52 resultó el máximo exponente, y que luego vino como regalo a aquellos que adquirían la versión 4, teníamos la capacidad de compilar todo o parti de nuestro proyecto a p-Code.

Los beneficios era un código más compacto, a costa de una velocidad de ejecución más lenta, y por aquellos 1993, se consideraba ideal para escribir la parte de interfaz de usuario, donde el rendimiento no era crítico, y así conseguir adelgazar el resultado final.

Finalmente el tiempo demostró que las ganancias no eran tantas, y la generación de código interpretado se abandonó sin más.