Polimalo nos enseñó que hay propietarios de Ferrari que son tíos cutres como el que más.

En cambio otros, tienen sobrado estilo… ¡y preciosas compañías!