STINGbye es una joven empresa de Terrasa, que se dedica a la confección textil, pero con una característica que los hace únicos en el mercado: Repelen los insectos.

Sus tejidos, están tratados con permetrina, una sustancia sintética con propiedades insecticidas y acaricidas, que repele a los piojos e insectos. Su secreto, es la forma en que han logrado combinar esos ingredientes dentro de un tejido, haciendo que no produzca olor, sea antialérgico, y no pierda su eficacia a lo largo del tiempo. Según indican, sus estudios han demostrado que a los 100 lavados, se mantiene aún el 94% de la eficacia.

La gama de productos es amplia, desde la confección para vestir, como las camisetas de manga corta y manga larga, los polos, pantalones, calcetines y gorras; pasando por el ajuar para el hogar con su ropa de cama y mosquiteras; hasta un ingenioso coletero destinado a evitar el contagio por piojos. Recientemente han lanzado una gama de productos destinada a proteger a los perros de pulgas y garrapatas, en forma de pañuelo, chaleco, o incluso cama para dormir.

Se estima que por cada ser humano que vive, hay 200 millones de insectos, en esta época del año, y en Barcelona donde vivo, no hay tantos, lo que quiere decir que a alguien en el otro rincón del mundo, le tocan muchos más. Las picaduras de mosquito, no solamente resultan molestas y a veces dolorosas, sino que son un foco importante de transmisión de enfermedades. Probablemente hayas oído hablar del virus Zika, transmitida por un mosquito, y fue una de las razones por la que las prendas de SSS, adquirieron popularidad en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Llevar el repelente puesto, ya sea en forma de camiseta, de pantalón, o de cualquier otra prenda, es mucho más cómodo que aplicarse un repelente en la piel, pues no tendremos que volvérnoslo a aplicar cada pocas horas. Las prendas de STINGbye (SB), son aptas desde bebés, hasta personas mayores. Su comercialización es un tanto extraña, porque se venden exclusivamente en farmacias, y también directamente en Amazon. Se distribuyen en México, Brasil, Colombia, Costa Rica y Uruguay, además de en España.



Dispone de multitud de certificaciones, pero como cada día, están más desvirtuadas, prefiero hacer caso a la efectividad comprobada en sus diferentes estudios, y ha superado
La camiseta de manga corta, es unisex, y está disponible en diferentes colores (Blanco, Rojo, Kaki, Negro y Azul). Las tallas van de la 4 a la 14 para niños, y de la S a la XXL en adultos. El corte es de tipo unisex, y creo que eso será un freno para algunas chicas.

Yo gasto una grande (L), y el tallaje es el esperado en prendas nacionales, similar a Ferry’s.

Viene en una caja de cartón de color blanco, que abruma con tanta consigna, y tanto sello, pero que apenas muestra el producto. Entiendo que es algo necesario, puesto que cuando hablamos de confecciones STINGbye, lo que más interesa es su alta tecnología. En cierta forma, deshumaniza el producto.



La parte de atrás me gusta mucho más, quizás porque las fotografías de entornos naturales dan el toque humano que faltaba en el frontal, o quizás por Fabricado en España, que cada vez que lo veo me hace sentir cierta emoción.



Es una camiseta textil, compuesta al 50% de algodón y poliester. La mayoría de camisetas de manga corta, son 100% algodón, aunque también las hay completamente a base de poliester, y en el catálogo de STINGbye también existen. La ventaja del algodón es que es una fibra natural, cómoda cuando hace calor y resulta muy suave. La del poliester, que es resistente, se arruga menos y no encoje, así que en principio esta combinación, parece óptima para garantizar una polivalencia de uso. El tejido es de una densidad de 145g, así que es realmente liviana, lo que redunda en que tanto si la llevamos en el interior de otra ropa, como en el exterior, se adapte muy bien. Sin embargo, nos deja esa sensación de camiseta fina de verano.



Me gusta el color rojo, ésta es de un color que tira a granate, lo cual me parece una ventaja sobre un rojo vivo tipo Ferrari, porque resistirá mejor los lavados. Las costuras están bien terminadas, y los refuerzos en mangas y cuello, son resistentes. La etiqueta interior, es demasiado escasa, figura la marca, pero no nos recuerda ni la composición del producto, ni sus recomendaciones de lavado, ni el Fabricado en España. Teniendo en cuenta que el fabricante no recomiendo utilizar secadora ni lejía al lavar la camiseta, puesto que podría perder sus propiedades, es un fallo importante que no aparezca en la etiqueta, puesto que la caja, ya hará tiempo que la habremos tirado.



La manga derecha, lleva el logotipo del fabricante, la marca. Tiene el tamaño justo para resultar identificable, y discreto al mismo tiempo.



Durante el tiempo que la he llevado, no me ha picado ni un sólo mosquito, claro que sin ella tampoco. Así que la prueba de fuego ha sido una mañana en el campo con Sidra Isidra, donde me ha protegido totalmente de las picaduras. No sabía si además protegería los brazos, y el resto de partes descubiertas, pero lo ha hecho. Sus capacidades repelentes son buenas, y no hace falta que vayamos forrados con STINGbye, con una prenda, es en principio suficiente, y podríamos combinar, un día pantalones, otro día polo, … Admito que mi nivel de exposición a los insectos, no ha sido grande, quizás no sea mágico, pero no tengo dudas de que funcione igual o mejor que un repelente de aplicación tópica.

No se menciona que la permetrina es tóxica para los gatos, la Agencia Española del Medicamento proporciona más información al respecto, por lo que debería servirnos como advertencia, si convivimos con este tipo de animales. Puestos en contacto con STINGbye, van a remarcar la contraindicación en su web.



El aspecto más negativo es su precio, a partir de 26€, el triple que un producto similar sin las características de ahuyentación de insectos. Las sábanas de cama, cuestan 110€. Puedes empezar con los calcetines (8€), y ver que tal te funciona ese compuesto en tus necesidades, y a partir de ahí, ir completando o no tu armario.