Que Arabia Saudí es un pais extremadamente rico y extravagante, nadie lo pone en duda a estas alturas.

Así que ver circular por las calles de Riaydh a un Porsche Carrera GT preparado por Gemballa, y un BMW M5 también tuneado haciendo drifting, aunque nos impresione, no debería sorprendernos.

Lo que hacen aquí los nengs cualquieras con un Seat Leon, o un Citroën Saxo, pues allí lo hacen con un coche valorado en 500.000 euros, y otro en 120.000. Al final, la diferencia de precio entre ambos, es equivalente a la del León y el Saxo, pero multiplicada por 10.