Puede parecer imposible que alguien haya conseguido meter 580 CV en el motor de un Volkswagen Golf III. Pero lo más difícil de todo, es hacer que con esa potencia, el coche sea manejable.

No hay más que verlo en un circuito, para comprobar que es posible…