El Casio F-87W de Carlos

Recientemente me escribió un lector anónimo: Carlos. Un poco como ya os expliqué en Una bonita historia del Casio Moon Graph (GMW-15), me explicaba que tenía un Casio F-87W que era de su abuelo. Había encontrado mi artículo sobre ese reloj, e imaginó que me haría mucha ilusión.



Quizás porque el F-87W fue mi primer reloj Casio, o quizás porque recordaba todos los buenos momentos que pasé con él, solamente observándolo. Fue un reloj que aún está conmigo, pero que debido al maltrato y al uso intensivo de la época, no está en las mejores condiciones. Quizás por eso, Carlos, percibió la ilusión que me haría ese pequeño gesto. Saber que cuidaría de ese reloj. En el momento que me escribió, me sentía un poco como en Cuando estamos mal, con aquel Seiko Monster. No tenía problemas de salud, pero anímica y físicamente me encontraba agotado, debido a una carga emocional excesiva. El F-87W, parecía que llegase en mi ayuda, o al menos en parte.

Me explicaba que aún seguía teniendo pila, pero que el funcionamiento era extraño, por lo que en algún momento u otro, iba a deshacerse de él en un punto limpio. Se ofreció a hacérmelo llegar, corriendo de su cuenta el envío, y reconozco que ese pequeño-gran gesto, me alegró aquella mañana de domingo. Siempre quise volver a poner el F-87 en perfecto orden de marcha. Con su correa partida, el cristal rallado, y los botones hundidos y empezando a oxidarse, era algo difícil. Esta donación, iluminaba mis esperanzas.



Es algo irracional, sabemos que el F-91W, es casi idéntico, y que monta el mismo módulo, o incluso su sustituto, el F-84W, que aún podemos conseguir nuevo a día de hoy. Sin embargo, no tienen mis recuerdos de niñez, no son Made in Japan. No son lo mismo. Además, fue precisamente el recuerdo de ese Casio F-87W, el que me haría retomar los relojes digitales Casio, mucho tiempo después. Se lo debía.

Las condiciones del reloj eran muy buenas, y funcionaba correctamente. Lógicamente la correa de resina, no era la original, parecía de un W-59, y estaba en las últimas, ya demasiado gomosa. Recuerdo que en aquella época, la gama básica F de Casio, además de ser Made in Japan, montaban hebillas de metal.



En efecto hacía algo raro, la pila debía estar en las últimas, o bien no hacía buen contacto, porque en función de la posición en que descansase el reloj, el LCD se mostraba en una intensidad casi correcta, como apenas visible.

Hice lo que pude limpiándolo todo bien con agua y jabón, dándole algunos baños de aceite de silicona, y al terminar parecía otro.



El broche de oro, lo puso una pequeña misiva manuscrita que acompañaba al envío, y donde nos relataba su historia:

Hola Javier:
Te mando el reloj como te prometí. Lo encontré ordenando un cajón que hacía años debió ser ordenado.

Vi el reloj (que perteneció a un familiar hace muchos años ya fallecido), y por curiosidad busqué información en la red, hasta llegar a tu página. Me impresionó saber que estaba fabricado en 1984, y que con 32 años, el bicho sigue funcionando…

Como aprecié tu gran interés por él, y el hecho de que ya ni me acordaba de su existencia, me ha parecido que lo debías de tener tu. Idealmente, creo que las cosas deberían pertenecer a quien más las valora, y está claro que este es tu caso.

Ahí tienes tu pequeña «joya» tecnológica.

Un abrazo.
Carlos

La correa necesita un reemplazo, y dado el cariño que le tengo, no merecía menos que ir al SAT oficial de Casio (Centro Relojero MGV/), como hice con el W-780. Le cambiaron la pila, la junta tórica, y le pusieron la correa de un F-91W por 12,50€. La buena noticia, es que me indicaron que en unos meses, tal vez dispusieran de cajas y cristales originales. Recordemos que este F-87W, montaba cristal mineral. Si hay suerte, también podré ponerle una correa original. Así es como ha quedado al final:





A diferencia del DW-5600C, este reloj ha tenido un uso normal. Sin los cariños y los cuidados que le puede dar un entusiasta o un coleccionista. Así que el hecho de seguir funcionando como está, dice mucho de la calidad y duración de aquellos relojes, que recordemos, todo el mundo consideraba, ya por entonces como de usar y tirar.



16 comentarios en “El Casio F-87W de Carlos”

  1. Hombre, tanto como de usar y tirar no diría. Eran lo suficientemente baratos como para que nos lo compraran a los críos, y luego resultaban que aguantaban el trote que un niño le da a cualquier objeto, y más en aquellos años dónde nos dejaban sueltos sin vigilancia a una edad que ahora sería impensable.

  2. Claro Fernando. No quiero decir que fueran de usar y tirar, sino que en aquella época, al menos en España, era la creencia más extendida. Los estadounidenses ya se habían empezado a dar cuenta de la calidad y la competencia de los productos japoneses. Pero aquí, donde la gente estaba acostumbrada a su reloj Duward mecánico, que costaba cerca de 20.000 pesetas, llegó Casio con el F-87W, y sacó al mercado algo que era casi 15 veces más barato y tenía muchas más funciones.

    Es comprensible que muchos creyeran que no duraría demasiado tiempo. Efectivamente, es lo que ocurría con las correas, y otros elementos reemplazables, pero la mayoría, demostraron su durabilidad, al menos hasta 5, 6 o 7 años después en que requirieron cambio de pila, y pasaron a estar en un cajón.

    Lo que dudo sinceramente, es que ni siquiera Casio pensara que un reloj como este, iba a seguir funcionando 31 años después.

  3. Muy bonita y entrañable historia, que demuestra cuan profundamente llegan los relojes a la gente y nos identificamos con ellos. Por desgracia, las nuevas generaciones puede que no experimenten lo mismo, y sus smartphones -ya nacidos y diseñados para «autodestruirse» en un par de años- no serán capaces de influirles tanto como un reloj en nuestros tiempos.

    Por cierto, un gran tipo sin duda este Carlos.

  4. BiaNamaran, a nuestra generación, los relojes nos calaron hondo. No hablo sólo de aquellos que ya nos gustaba la relojería, sino que fue una tecnología, que vivimos intensamente desde sus comienzos. Igual que los ordenadores personales, los vídeos, las máquinistas electrónicas, …

    Quiero pensar que la generación actual, también sentirá algo parecido. No se si con sus Tablets, sus Smartphones, o con que. Sinceramente les deseo que esos aparatos puedan durarles tantos años como para que luego de mayores los puedan volver a disfrutar, como nos ocurrió a nosotros.

    ¿Quién podría decir que mi Spectrum de 1983, seguiría conmigo? Un equipo diseñado para ser barato, con teclas de goma, … A veces las cosas nos sorprenden.

  5. Yo no creo que diseñen las cosas para autodestruirse… sino que se calcula para que dure lo que el usuario «medio» espera que dure.

    Algo como ¿para qué voy a gastar dinero y esfuerzo en diseñar algo para que dure 10 años si el 90% de los usuarios – o mi usuario objetivo – lo va a cambiar a los 3 años?.

    Ahora mismo, tanto mi viejo S2 como mi móvil actual funcionan correctamente, como el primer día… El S2 pide ya un cambio de batería, aunque todavía es funcional, mi móvil actual a consumido 2/3 de la vida útil de su batería y no sé que haré, porque no lleva tapa para facilitar el reemplazo…

    Y es esta moda la que pongo en tela de juicio: no facilitar el cambio de batería por parte de los usuarios. En parte es por diseño y en parte por estrategia de mercado (para «obligar» la renovación de dispositivo).

    Aquellos relojes Casio de nuestra infancia nacieron con la doctrina de ser un artículo barato, para lo cual diseñaron elementos que habría que reemplazar a lo largo de la vida útil del reloj (la correa, por ejemplo), sin embargo no creo que escatimaran en su duración, no tiene lógica anunciar que la batería/pila dura 7 años si el propio reloj no los aguanta.

    Yo no creo, en el caso del Casio F-87W que en mi entorno pensaran en un artículo de «usar y tirar», sino un reloj que, por precio, los padres podían confiárselo a un crío de 10 años.

    En mi caso me regalaron por mi primera comunión un reloj «decente» de esos metálicos «de agujas», no recuerdo habérmelo puesto más de un par de veces, y por obligación. Me compraron un F-87W o similar y con ese tiré hasta quien sabe ya cuando… probablemente lo cambiaría por uno con altímetro que me compré con 24 años, así que me aguantaría más de 10 años fijo y con al menos un cambio de pila.

  6. Precisamente hace unos días estaba mirando teléfonos Fernando. Me gustó mucho el Huawei P10 Lite, que tiene un precio estupendo para sus características, pero lo he descartado, precisamente por lo que indicas. Lleva una batería integrada, no reemplazable por el usuario. Es como esos relojes, a los que no puede cambiársele la correa o la pila. Si es de todos conocido, que lo más susceptible de desgaste de un smartphone es la batería, no permitir su reemplazo, es la prueba de obsolescencia programada.

    Pueden argumentar que integrarla, reduce costes. Les daría la razón, aunque esa reducción, es de céntimos de euro. Menor que el manual de instrucciones en papel, o el empaquetado de la caja. Y eso si que son características que no son indispensables.

  7. Hay cosas a las que se le tiene cariño, no tanto por su valor monetario, sino por los recuerdos que traen.

    Yo tengo un citizen de batería al que le tengo mucho aprecio. Lo compré con mis esforzados ahorritos a los 13 años y me aguanto todo tipo de barbaridades.

    En otra ocasión me tomaré el atrevimiento de consultar sobre mi Ogival mecánico, que ya tiene como 40 años, y mi Casio FB-90W. Este último es la razón por la que llegué a este blog.

  8. El Ogival lo tengo tan bien guardado que no recuerdo exactamente donde lo puse:( Revisaré a fondo en esta semana.

    Este fue regalo de mi padre a su primogénito, servidor, recien nacido.

    Leí un poco del Ogival actual, al parecer lo compraron inversionistas chinos y relanzaron la marca; no hay ninguna mención al movimiento pero me temo ya no son suizos.

  9. Robinson Paul Molina Coronado

    Es algo bastante admirable que alguien quiera un buen destino para su reloj, en caso que no lo quiera siempre está abierto publicarlo en Ebay por ejemplo, porque si alguien quiere un reloj viejo como para pagar por el es obvio que lo va a cuidar. A mi resulta difícil conseguir relojes antiguos de este tipo, casi siempre los encuentro en muy mal estado, aparte que los años no pasan en vano, el plástico se rompe, la pintura se deteriora. Hay que tener mucho cuidado y paciencia para esos relojes, pero si no se los usa mucho probablemente tengan aún mucho tiempo por delante.

  10. Una lástima Victor, como marcas tan legendarias, dejan de ser rentables, luego pasan a manos chinas, y vuelven, si no a cosechar éxito, al menos a ser rentables y subsitir. Tienen algún modelo Swiss Made, como este 3357AJMS, que presumiblemente lleva un ETA 2834-2, o un Sellita SW-300 como mi Certina DS-1 Day Date.

    No es que sea nada del otro mundo en cuanto a estética, y aunque cuenta con cristal de zafiro, y el Swiss Made, el precio en Taiwan ronda los 800€, o sea más que un Certina o Tissot equivalente. La verdad que no lo veo, si fueran más asequibles, pues tendría su sentido, pero no es el caso, porque para eso, me quedo con un Kronos Elegance Automatic 872N.55, que se puede conseguir a casi la mitad de ese precio.

  11. Indudablemente Robinson Paul Molina Coronado, es muy difícil conseguir ese tipo de relojes en buen estado. Digamos que eran demasiado asequibles en su momento, como para que la gente normal, los no entusiastas, le dieran un valor, y decidieran conservarlos de cara al futuro. No es como los Casio Marlin, o los DW-5000C o DW-5600C, que al ser piezas caras, se cuidaban.

    Ahora un reloj de la serie F, o W, salvo que lo haya tenido un apasionado de la marca, que lo ha mimado, o lo ha restaurado, es casi imposible.

  12. Que suerte que te hayan regalado un genuino Casio de los 80, un auténtico «Made in Japan», y encima muy bien conservado.
    Si yo me encontrara por algun cajon, estantería etc el primer Casio que me regalaron, el F 80, sería como si hubiera caido la lotería, aunque sea un simple reloj.
    Solo los que ya tenemos cierta edad y vivimos aquello podemos entenderlo.
    Que lo disfrutes.
    Saludos.

  13. Gracias Jose Manuel. Me hizo mucha ilusión, primero porque era un F-87W que estaba en mucho mejor estado que el que yo tuve, y en segundo lugar por ser un regalo. El problema es que Casio no es una marca que ayude a conservar este tipo de piezas históricas. Ni en el SAT tienen disponibilidad de un nuevo cristal, algo que me gustaría poderle cambiar.

Deja un comentario