Casio fx-92+ spéciale collège. La Classwiz que se puede programar en Logo

Hace un tiempo tuve un sueño extraño. En él aparecía una calculadora de la familia Casio Classwiz, pero era un modelo que no existe, lo había creado mi mente, la Casio fx-997SPX II. Era exactamente igual que la Casio fx-991SPX, sólo que era calculadoras programables en el «Casio BASIC» que todos conocemos.

Los franceses son, como los japoneses bastante especialitos, tanto es así que suelen tener productos específicos para su mercado. No solamente de lo poco que fabrican ellos, sino también de marcas extranjeras. Por ejemplo en cuanto a calculadoras, tienen la GRAPH 25+E que es como una fx-7400GII o la GRAPH 35+E que es como una fx-9750GII. Tiene algo de sentido porque son modelos adaptados a las regulaciones académicas del país, sólo que en vez de mantener el nombre añadiéndolo u sufijo, tipo fx-7400GII-FR, pues deciden crear el suyo propio.

Lo anterior sería una crítica, si no fuera por el nuevo modelo que he descubierto, la Casio fx-92+ spéciale collège. En esencia es una fx-82 SPX II a la que le han añadido algunas características de la fx-570 SPX II como generación de códigos QR. Pero es que además, la han hecho programable. En realidad no utilizan el término programable. En eso Francia está como España y el resto del mundo. Los profesores, en su desconocimiento, asumen que una calculadora programable es un foco de «chuletas» en los exámenes. Prefieren no molestarse y simplemente prohibirlas, así que en Casio Francia lo han denominado como capacidades algorítmicas.



Cuando cursaba bachillerato, y me obligaban a estudiar latín, yo no lo comprendía. Estaba en la rama de ciencias puras, así que mi profesora primero me argumentó que era algo útil para las ciencias: símbolos matemáticos, catalogaciones biológicas, denominaciones planetarias y estelares… Aquello no me convenció, así que su argumento pasó a ser que si bien el latín era poco útil, era algo muy bueno para estructurar la mente. Por supuesto, me convenció aún menos. Yo ya llevaba años programando y pensé, programar sí que ayuda a estructurar la mente. Sorprendentemente, los tiempos parece que hayan retrocedido, y si en los años 80 y 90, había multitud de calculadoras programables, ahora la variedad es muy inferior, y además siguen siendo de gama media-alta, por lo que suelen ser caras. Tanto o más caras que hace 30 años.

Hasta que llegó la Casio fx-92+ (spéciale collège), porque después de Exprimiendo la Casio fx-CG50, volvemos a hablar de programación. En su nuevo modo de «algorítmica» permite programarla en el que para mi es el lenguaje ideal para iniciarse: Logo. Ciertamente es un dialecto limitado, contiene sólo 16 primitivas, y ofrece una capacidad para los programas de 900 bytes (máximo 104 bytes cada uno), no es gran cosa, pero sí más que suficiente para que los niños puedan iniciarse en esta disciplina. Me gustaría imaginármelos que en vez de hacer Like en Instagram o jugar a Fortnite, estuvieran con su calculadora experimentando y haciendo programitas. La veo también un juguetito divertido para frikis como yo, y para retronostálgicos. Un dispositivo barato, con cantidad de autonomía en las pilas, y que nos permite pasar el rato calculando sucesiones de Fibonacci, dibujando fractales, … Sí, aunque no os lo creáis, a algunos nos gusta programar.

Para hacerme una idea, descargué el emulador de la calculadora, descargué los PDF de «Mode d’emploi» y «Utiliser sa calculatrice fx-92 Spéciale Collège en classe», y pasé un rato con ella.

















Veis que además de mejorar un poco con vuestro francés, todo el proceso es muy intuitivo. La selección de funciones por menús, y la introducción de parámetros usando diálogos de entrada la hace muy ágil, no hay que ir buscando teclas para escribir ClrGraph, ni hay que memorizar comandos. La cantidad de primitivas es más que suficiente para hacer bastante cosas, y además, la representación gráfica del resultado ayuda a comprender la ejecución del programa. Ello quiere decir que eventualmente y como muchos deseamos, las Classwiz podrían incluir capacidades gráficas básicas, ayudando a los estudiantes a visualizar resultados, sin necesidad de invertir el dinero que cuesta una fx-7400, y con la comodidad de ser resistente y duradera.

Parece ser que la realidad ha superado a la ficción, con Logo como una mucho mejor apuesta ante CASIO BASIC, y además con representación gráfica en 2D. Si una fx-991SPX, o incluso una Casio fx-85SPX II, ya son útiles y muy divertidas, imaginaros esta fx-92 Plus. Un capricho que además no es caro:

¿Para cuando un modelo global de ella? ¿Os imagináis todas las funciones de una fx-991SPX, con su alimentación solar, sus cerca de 600 funciones, qué además tuviera un intérprete de Logo y gráficos?

2 comentarios en “Casio fx-92+ spéciale collège. La Classwiz que se puede programar en Logo”

  1. Teniendo en cuenta que yo aprendí a programar con Logo a los 9 años esta calculadora se pone en la lista de esas cosas que serán muy bien recibidas como regalo… el 9 de agosto sería una buena fecha ;P

  2. Yo fui de los que primero trasteó con BASIC Fernando. Unos mínimos, porque para un niño de 7-8 años, la mayoría de conceptos se me escapaban. Por eso cuando descubrí Sinclair Logo, aluciné. Eran primitivas con representación gráfica que yo podía comprender, y que me dieron una base para poder dominar BASIC después, y código máquina.

    Con C me ocurría algo parecido. Había empezado con ensamblador, pero los direccionamientos de memoria indirectos se me hacían raros. Con C entendí los punteros, y después de él, ensamblador era coser y cantar.

Deja un comentario