Proseguimos con las pruebas en profundidad de calculadoras, en esta ocasión, analizando la Casio fx-CP400 (Classpad II). Esta serie de artículos seguirá un esquema similar al de la Casio fx-CG50, con la que también habrá una comparativa. Si quieres repasar conceptos, no dudes en leer Casio fx-CG50 (Introducción) y
Casio fx-CG50 (Primeras impresiones).

La calculadora gráfica CAS Casio fx-CP400 pertenece a la familia ClassPad II. Presentada en 2013 vino a sustituir a la ClassPad 330 PLUS coetánea por tanto de las populares fx-991 Plus. No debemos confundirnos con la fx-CG500, que aunque adopte la nueva denominación, y por el 500 parezca superior al 400, es en realidad el mismo modelo, con la salvedad de ser en color gris en vez de negro, pero presentado en 2017 para el mercado americano.

La fx-CP400, toma algunas bases de diseño de las exitosas ClassWiz, combinadas con la fx-CG20. A este respecto, no es tan bonita y elegante como la fx-CG50, pero tiene algunas sorpresas agradables en la que resulta vencedora que poco a poco iremos desgranando.



La principal característica de las calculadoras Classpad, y por ende también de las Classpad II es que son calculadoras tipo CAS (Computer Algebra System), es decir Sistema Algebraico Computacional. Tradicionalmente se ha definido el CAS como un sistema informático en el cual los cálculos no están implementados en el hardware, sino que es un software que corre en la calculadora el que se encarga de realizarlos. Salvando las distancias, algo parecido a cuando ejecutamos Mathematica, Maple, Matlab, Derive o Eigenmath en nuestro PC. Además es gráfica y programable. Empero con el paso del tiempo, y la evolución tecnológica las diferencias se han ido diluyendo, y ya no son tales. De hecho la fxCG50 también implementa las operaciones vía software. De modo que el CAS se trata más bien de una diferencia de concepto. Si queremos operar con la calculadora siguiendo el enfoque tradicional basado en botones, o si queremos operar con ella usando entradas de texto o menús.

El packaging es el conocido blister de las calculadoras Casio. Muy bien diseñado porque nos permite apreciar el producto en las tiendas, y porque sus leyendas destacan las características más importantes. Pantalla táctil en color de 4,8 pulgadas, y 24 Mb. de memoria.



La dotación nos incluye la guía de inicio rápido en varios idiomas, los certificados de diferentes normativas, la garantía que es ni más ni menos que de 3 años, y además una licencia para el Classpad Manager, el emulador para PC y Mac que replica el funcionamiento de la calculadora, y del que como os comentaba en probar la calculadora antes de comprarla gracias a su versión de prueba gratuita, nos permite tener una idea exacta de lo que vamos a comprar.

También podemos hacer lo mismo con App CASIO ClassPad para iOS y Android, o algo parecido online desde Classpad.net.



Casio nos tiene muy bien acostumbrados en su división de calculadoras, y es que el contenido del paquete incluye todo lo que necesitamos para empezar a usarla. Empezando por 4 pilas alcalinas AAA manufacturadas por Panasonic, hasta el cable USB para conectarla al ordenador, o el cable jack a jack para conectar dos calculadoras. De hecho toda esa dotación acaba haciendo necesario que nos hagamos con una funda a parte donde poder guardar el aparato y todos los cables y manuales. Aquí si que Casio debería empezar a pensar en incluirla de serie.

Si la CG50 ya era espectacular en la mano, la CP400 lo es aún más con unas dimensiones ligeramente mayores (21,1mm X 89mm X 206mm). Casi tres centímetros más alta y 80 gramos más pesada (315g) que empiezan a alejarla de lo que es un dispositivo de mano portátil.



La pantalla sigue siendo en color como la fx-CG50 (en la fx-CP330 era monocromática), pero ahora es táctil y de 4,8 pulgadas con 320 X 528 píxeles de resolución. No son cambios radicales, pero sitúan a la CP-400 en un escalón superior a la CP-330 Plus. Casio nos muestra una comparativa entre ambas.

Comparado con la CG50 tenía solamente 216 X 384 píxeles. Es una pantalla OLED muy panorámica, así que en el modo vertical por defecto resulta ideal para mostrar una gran cantidad de operaciones, y en el modo horizontal nos permite visualizar expresiones largas. Se puede usar con el dedo, pero al final la pantalla se va ensuciando, así que es mejor recurrir al lápiz o stylo que viene incluido de serie, y que se guarda en un compartimento dedicado de la calculadora.

Las tendencias de diseño siguen la linea de los últimos modelos de Casio, es bonita, aunque a primera vista nos cueste asimilarla como una calculadora, y mantiene el elegante fondo negro de efecto carbono.

El frontal destaca la enorme pantalla, debajo de la cual nos encontramos los botones táctiles de acceso a las funciones de la aplicación (ajustes, menú, principal, redimensionar, intercambiar, rotar y escape o vuelta atrás). Debajo de la botonera, el teclado. Un teclado reducido en cuanto al número de teclas, y de tamaño. Evidentemente no es tan cómodo como las grandes teclas en la fx-CG50, o incluso en la fx-991SPX II.

Dispone de las teclas que más utilizaremos en nuestros cálculos. Numerales, cambio de signo, las 4 operaciones aritméticas fundamentales, exponenciación, decimales y las tres variables x, y, z.

En formato rectangular y más destacado, el botón de Keyboard para mostrar el teclado táctil en pantalla, el botón de encendido/apagado, uno para borrar, y el archiconocido modificador Shift, que iremos viendo tiene funcionalidades muy interesantes en este modelo.



Si en la fx-CG50 criticaba que la tapa del compartimento para las pilas parecía más frágil que el resto de la estructura, la fx-CP400 lo ha corregido. La parte trasera tiene un interruptor deslizante de desbloqueo (Unlock) que nos permite retirar la tapa.



Es también gruesa como lo era la CG, circunstancia que los ingenieros de Casio han aprovechado para incluir la denominación Classpad en su perfil.



En su interior, la FX-CP400, lleva un procesador SuperH SH7305 de Hitachi / Renesas a 116 Mhz. La misma CPU que la fx-CG50, con las excepción de contar con 24 Mb. de almacenamiento en vez de 16 Mb; y 500 Kb. de memoria en vez de 64 Kb.

Es multiidioma, y entre los disponibles se encuentra por su puesto el castellano (alemán, inglés, francés, suomi y español). Arranca muy rápido, aproximadamente en 2 segundos podemos empezar a trabajar con ella. El apagado es igualmente rápido, 1 segundo aproximadamente. Cuando apagamos la calculadora, primero apaga solamente la pantalla y después se apaga completamente. Esto quiere decir que si una vez apagada, volvemos a encenderla en menos de 30 segundos, entonces se reanuda inmediatamente, dando la sensación que es una fx-991SPX.



Su precio de venta recomendado, siendo sinceros, no es económico. Son 199€. Sin embargo, la podemos encontrar en el mercado por unos 150€, de manera que a tal efecto, es apenas 20€ más cara que la fx-CG50, y la diferencia no es tanta. En cualquier caso, sobrepasa a sus más cercanos rivales: TI Nspire CX CAS (PVP 195€) y HP Prime (PVP 149€).

Algunos expertos recomiendan calculadoras CAS solamente para aquellos usuarios que van a necesitar trabajar en los campos de las matemáticas o de la física, ya sea a modo profesional, o como afición. Personalmente no estoy de acuerdo, porque por lo anterior, es más una cuestión de gustos que de otra cosa. Si nos paramos a pensar, incluso una solución CAS será más intuitiva para las nuevas generaciones, acostumbradas a ordenadores, teléfonos y tabletas.

Dando paso a la siguiente entrega en donde exprimiremos las posibilidades de la fx-CP400 y sus cálculos, me gustaría explicaros desde mi punto de vista como funciona CAS. Un paradigma que a juzgar por la falta de información, no hay mucho interés en aclarar, pero que es realmente sencillo.

Supongamos que queremos calcular cuanto es el factorial de 12, o doce factorial, o sea 12!. Es decir, 12x11x10x9x8x7x6x5x4x3x2x1. Realizar el cálculo en una Casio fx-991SPX de la familia Classwiz que no es CAS, requeriría cinco pulsaciones de teclas: [1], [2], [SHIFT] [x-1 (x!)], y [EXE].



Para hacer lo mismo en una CG como la fx-CG50 que es gráfica y programable, pero tampoco se basa en CAS, necesitaríamos dos pulsaciones más, un total de 7. Es lógico, puesto que al haber un mayor catálogo de funciones disponibles, las selecciones con el teclado la irán acotando, y quedaría de este modo: [1], [2], [OPTN], [F6 (MORE)], [F3 (PROB)], [F1 (x!)], y [EXE].



Con un sistema CAS como el de una Classpad como la fx-CP400, lo que tendríamos que hacer es con el teclado en pantalla escribir 12! y terminar pulsando [EXE].