Casio GPR-B1000. El nuevo Rangeman

Después de el artículo Casio GW-9400 «Rangeman». Por qué elegirlo sobre el GPR-B1000, por fin puedo hablar del nuevo Rangeman, el Casio GPR-B1000, en concreto en su variante en color negro (GPR-B1000-1) para el mercado europeo, o sea el GPR-B1000-1ER. Un reloj con funciones smart, pero que no es un smartwatch. Sin embargo, es el único reloj del mercado que contando con receptor de GPS cuenta además con alimentación solar.

Presentado durante el CES (Consumer Electronics Show) en enero de 2018, a día de hoy sigue siendo toda una novedad, puesto que nadie ha conseguido aún igualarlo. En el interior es un prodigio de la tecnología electrónica, mientras que en el exterior, un alarde en cuanto a nuevos materiales. El punto de equilibrio perfecto entre lo que sería un smartwatch, y un reloj digital enormemente avanzado.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaResina. 60,3mm X 57,7mm X 20,2mm
Botones5 de acero inoxidable
EsferaN/D
BiselResina reemplazable
CristalZafiro
IluminaciónLED
TraseraCerámica atornillada
CorreaResina con fibra de carbono de 24mm. Cierre con hebilla doble
FuncionesHora, minutos, segundos, día de la semana, día del mes, mes, cronógrafo, temporizador, 4 alarmas, altímetro/barómetro, brújula digital, termómetro, salida/puesta de sol, fases lunares, indicador de mareas, GPS
Resistencia al agua20 ATM
Peso142g
ComplicacionesCalendario programado hasta 2099, luz automática, ahorro de energía, alimentación solar, botones silenciables, Bluetooth® Smart, Smart Access
Prestaciones1,4 años de autonomía sin usar GPS. +/- 15 segundos/mes
OrigenMade in Japan
Garantía2 años
PVP799€ (oferta 595€)
DistribuidorCasio España

Presentación

He visto packagings de Casio de todos los tipos, quizás el más diferente o que más me sorprendió fue el del Pro-Trek PRW-3100T con su cajita de madera. En el GPRB1000 me ha sorprendido, primero por lo enorme de su tamaño. Se entrega en una anodina caja de cartón con un discreto código de barras, donde el único apartado que nos resulta atractivo es la etiqueta de especificaciones de seguridad.





Al abrir esa enorme caja, sorprende ver que está repleta en su interior, uno habría esperado protecciones y elementos decorativos, pero no, todo es material útil en la dotación. Está repartida en dos cajas de cartón, esta vez con identificaciones de G-Shock Rangeman. La grande con el reloj, y la pequeña con el cargador, el cable USB y los manuales.



Continuamos abriendo, ahora centrados en la caja principal, la del reloj. Esta vez muy diferente a lo que vemos en Casio. De color negro, acolchada, y elegante.





Una vez hemos accedido a esta caja, nos aparece el reloj en cuestión. Está colocado sobre una base de imitación piel bastante aparente, pero llama la atención su tamaño, puesto que el reloj excede el tamaño del soporte.



Diseño y construcción

El GPB-B1000 impresiona por sus dimensiones. Todavía algo más grande que el GW-9400 (60,3mm X 57,7mm X 20,2mm contra 55,2mm X 53,5mm X 18,2mm), pero sobre todo, más pesado (142g contra 93g). Que sea pesado no resulta inconveniente, al fin y al cabo pesa menos que muchos relojes de acero, sin embargo su tamaño, y lo larga que es la correa, pueden echar para atrás a muchos interesados. Sobre la correa, ésta es de resina reforzada con fibra de carbono, una técnica que sólo llevan algunos de los relojes más exclusivos de la marca. Como podíamos esperar, el GPR-B1000 es Made in Japan.



La carcasa es antisuciedad, por lo que ofrece resistencia al polvo y al barro (Mud Resist), al igual que su predecesor. Sin embargo, ha aumentado su resistencia a las bajas temperaturas (Low Temp Resist) que ahora es de -20ºC en vez de -10ºC. La tapa trasera del GPR-B1000 está fabricada en cerámica, y con solamente 2,3mm de espesor. Eso hace que sea muy resistente, y a la vez muy duradera. Pero lo más importante, deja pasar las señales electromagnéticas que requieren el Bluetooth y el GPS.



La caja es de resina, al igual que la correa, sólo que lleva refuerzos de fibra de carbono igual que el Casio GW-9400J. Tiene tiene 24mm de anchura en las asas, unas generosas dimensiones a juego con el resto del conjunto. El defecto de una correa específica construida con esos materiales es que en caso de quererla reemplazar, deberemos abonar la friolera de 119€ (23€ más si también queremos el bisel).



Como no han escatimado en gastos, el cristal es de zafiro, un buen plus, aunque no demasiado necesario teniendo en cuenta de la protección a los roces que ejerce el bisel. Todo este lujo, no le ha hecho perder ninguna de las características que vemos en Casio G-Shock. Sigue siendo resistente a los golpes, resistente al agua 20ATM (200M), …

Los botones son metálicos, muy atractivos, y diseñados para poderse pulsar incluso con guantes. La novedad es que el pulsador principal, es que está a las 3, actúa además como si fuera una corona. Es el elemento que nos permite navegar arriba y abajo por los menús, porque esa es otra novedad. La interfaz del GPR-B1000 está basada en menús de opciones, un hecho que facilita mucho las operaciones.



La pantalla tiene una asombrosa legibilidad. Es negativa, es decir, fondo negro y dígitos claros, pero no LCD como en el DW-5600BB. Eso significa que se ve muy bien también con poca luz. No he visto nadie que indique la tecnología de la pantalla. No es LCD, y tampoco me parece OLED, sino más bien tinta electrónica como un Amazon Kindle. Un cambio tecnológico que me parece una gran apuesta, completamente dotmatrix, alta resolución, buena legibilidad, y un consumo energético mucho más contenido que los LED/OLED. El inconveniente, si es que hay alguno, es la tasa de refresco, que estimo en 5 Hz, o esa en 0,2 segundos. Eso quiere decir, que el render o dibujado de los elementos tarda aproximadamente ese tiempo, no es casi instantáneo como estamos habituados.

Decía que la legibilidad es muy buena, a lo que ayudan los generosos dígitos que aparecen en la pantalla, aún más grandes que en un MTG-M900. Sin embargo, se podría haber mejorado. Con un fondo blanco y caracteres oscuros, exactamente igual que un Kindle, el contraste sería aún mejor. Tampoco incorpora ninguna opción para

Módulo

Equipa el nuevo módulo 3452 (Descargar el manual de usuario -966 KB en formato PDF-), que como principal novedad, nunca antes vista en un Casio, ofrece recepción de señales GPS, alimentación solar, y para cuando sea necesario, posibilidad de recarga mediante un cargador inalámbrico (inducción).





Acredita hasta 22 horas de autonomía con el GPS en modo continuo, y entre 17 y 29 meses si prescindimos del GPS, dependiendo de si utilizamos el modo de ahorro de energía o no. El mérito es entre otras cosas debido a su enorme batería recargable Panasonic CLB3032 que con 200 mAh de capacidad, duplica a la de una Xiaomi Miband 3, y multiplica por once la que tiene la CTL1616 que monta por ejemplo el Casio GW-B5600.

La señal de GPS se utiliza para sincronizar automáticamente la hora, por lo que prescinde de la recepción de señales radiocontroladas, que en Casio llaman Multiband. Es un sistema que me parece muy superior a la radio que como sabéis, es susceptible de fallar dependiendo de muchos factores. La recepción de GPS, es lo contrario y funciona muy bien. Cuando el reloj detecta que tiene carga solar durante unos minutos, infiere que está al aire libre donde habrá buena recepción de satélites, y entonces actualiza la hora. La marca no indica nada sobre compatibilidad GLONASS ni Galileo, perdiendo así algo de relevancia.

Las funciones son completísimas, pantalla principal configurable, mostrando siempre la hora, pero pudiendo escoger entre la fecha, la puesta y la salida de sol, el modo navegación, el barómetro o el horario mundial. Proporciona información acerca de las fases lunares, nivel de las mareas, y todo ello configurable desde la más bien discreta aplicación de G-Shock Connected que vincula vía Bluetooth con el teléfono (Android e iOS).

Evidentemente, como buen «Rangeman», tiene altímetro/barómetro, termómetro y brújula. Ofrece además 4 alarmas independientes, y horario mundial en 29 ciudades diferentes.



Incomprensiblemente no ofrece algunas funciones básicas que tiene cualquier reloj digital, como la señal horaria (chime), algo que tenemos incluso en un humilde Casio F-91W. Tampoco dispone de formato de fecha configurable, ni el día de la semana en diferentes idiomas. Algo de lo que podría haberse sacado mucho partido, de la pantalla capaz de representar el nombre del día de la semana completo (sin abreviar).

Por si fuera poco, el módulo, su firmware de hecho, tiene la capacidad de actualizarse cuando lo conectamos al teléfono. Sin embargo, fuentes cercanas a Casio afirman que las posibilidades de expansión son nulas. La actualización permite corregir errores, sobre todo en lo que respecta al GPS y la medición de tiempos, pero sin espacio sobrante para implementar nuevas funciones. Si en el Suunto Core ya era incomprensible que no pudiera mostrar la fecha y el segundero al mismo tiempo, en este caso la sensación es igual de decepcionante.



Parece que los ingenieros de Casio siguen empeñados en demostrarnos que el software no es lo suyo, y que no hayan previsto la señal horaria, o los formatos de fecha es un error, pero que además lo hayan coronado impidiendo que puedan agregarse en el futuro, es una metedura de pata somera.



Lo mismo podríamos decir de las notificaciones del teléfono. Porque si el hardware ya permite una señal horaria, o un día de la semana en español y no lo han implementado, teniendo conexión Bluetooth y una pantalla dotmatrix, podría recibir las notificaciones del teléfono, igual que una Xiaomi Miband de 20€, o como hace el Suunto Traverse Alpha.

Tiendo a pensar lo mismo que con el GMW-B5000D, o para el caso el GW-B5600, que fueron modelos lanzados al mercado con demasiada premura. Un resultado que empaña la experiencia final con el Rangeman GPR-B1000, y que para los que religiosamente abonaron los 800€ de tarifa, no es de recibo.

Sensaciones

La primera sensación es que el reloj es gigante. Con la buena climatología actual, es hasta atractivo. El reloj llama la atención y la gente se fija en él. Con manga corta, uno se siente como si fuera un marine cuando lo lleva en la muñeca. Cuesta incluso cubrirlo con un jersey de manga más o menos holgada, lo que parece indicar que en invierno, bajo varias capas de ropa será realmente incómodo.

En cuanto a funciones, no soy marine, ni ranger. Si me pierdo, puede que me sea útil, pero no voy a utilizar ni el 20% de las funciones del reloj. Claro que la señal horaria sí que la usaría, y no puedo. Salvando ese detalle, en modo hora es alucinante. Quiero decir que como reloj, esté GPR-B1000-1ER es de los que mejor cumplen el cometido de dar la hora y la fecha. Dígitos muy grandes, buena lectura, fecha con día de la semana completo, y la sincronización por GPS que nos da la garantía que siempre llevaremos la hora exacta. Sin complicaciones, sin conectarlo al teléfono, sin apretar botones.



Es cierto que el consumo energético es más elevado que en un Casio solar tradicional como el GW-M5610. La marca recomienda una exposición diaria a la luz natural de 45 minutos diarios, cuando en el 5610, es de solamente 5 minutos. La ventaja es que contamos con el cargador, así que si dejamos de usarlo, es suficiente con conectarlo media horita al mes para mantener su carga a tope. Es la primera vez que veo en un manual que el fabricante nos recuerda que no dejemos que se descargue completamente. En Casio son prudentes y nos recomiendan que cuando el indicador de carga esté a la mitad, lo carguemos. El peligro de las baterías de iones de litio que la mayoría conocemos, pero que parece que nadie quiere admitir. Uno se da cuenta que el cargador sería un accesorio muy interesante para los relojes solares, evitándonos tenerlos que acercar a la ventana de tanto en tanto.

En los dorados años 80, todos queríamos llevar un reloj que tuviera de todo, no porque fuéramos a usarlo, sino porque lo tuviera, por si acaso: Cronógrafo, calculadora, agenda Databank, que fuera solar… Era un imposible, porque la tecnología electrónica de aquella época no nos permitía tener todo lo que queríamos, así que aspirábamos a lo máximo posible. El Casio GPR-B1000 «Rangeman» te da justo eso. Todas las funciones avanzadas que podrías necesitar en un reloj: Posicionamiento GPS, indicador de mareas, hora de puesta y salida de sol, fase lunar, altímetro, barómetro, brújula, termómetro, … Por si fuera poco puedes conectarlo al móvil y ver la ruta que has seguido en un mapa. Todo ello, alimentado por energía solar (Tough Solar).

Aunque solamente necesites lo básico, la pantalla de enormes dígitos da mucho información y resulta muy legible, aunque no nos deja olvidarnos de que hemos perdido la señal horaria (Chime).

Conclusiones

No creo que este «Nuevo Rangeman» sea un sustituto del «Viejo Rangeman», primero porque su elevado precio de tarifa, casi triplica el precio de su predecesor. Pero en segundo lugar, porque si bien ofrece muchas funciones, también prescinde de otras. Si necesitamos la señal horaria, si no vamos a querer vincular nuestro reloj al teléfono, o si tenemos una muñeca pequeña y vestimos ropa más o menos ajustada, el GW-9400 seguirá siendo el preferido. Ahora bien, si como me ocurre a mí, eres un friki de la tecnología práctica, y sientes algo especial por Casio, el GPR-B1000 es el summum en cuanto a funciones. Llevar todo lo que es posible llevar en tu muñeca, sea para sobrevivir, o solamente para saber que lo tienes.



Pienso que lo que sí es el GPR-B1000 Rangeman, es un paso intermedio en la evolución de los relojes. Una tecnología que si se extiende a otras gamas inferiores, y se pule su software, abre nuevos caminos en lo que a la relojería se refiere. Como el GMW-B5000D, aprovecha al máximo la tecnología existente, pero sin esclavizarte teniéndolo que cargar cada pocos días o pocas semanas.



▲ Más▼ Menos
Funciones muy completas
Solar y recargable
Precio elevado
Sin señal horaria

20 comentarios en “Casio GPR-B1000. El nuevo Rangeman”

  1. Guti,

    Muy buena review, me has puesto con los dientes largos. Esto no se hace, ¡¡¡jajaja que envidia!!!.

    El precio de la correa me parece excesivo. Lo de que no hayan contemplado darle mas funciones mediante actualizaciones de Firmware es que Casio se esta volviendo un poco corto de miras. Me acuerdo cuando compre la Xiaomi MiBand 2 al principio tenia funciones muy básicas y al de un tiempo la propia Xiaomi gracias al feedback de los usuarios le fueron actualizando el firmware y dándole incluso nuevas funciones.

    Un par de preguntas:

    -¿Qué tal es la función light?. En mi MudMaster GG-1000 el led tiene un fallo de diseño bastante llamativo, aunque yo ya me he acostumbrado.
    – No conozco esa aplicación G-Shock Connected pero te permite ver notificaciones de llamadas perdidas, SMS y demás???.

    Gracias.

    Un saludo.

  2. Muchas gracias dracxabi. Recuerdo que lo comentaste en tu reseña, que la luz iluminaba sólo una parte del display. Con el GPR-B1000 no ocurre, la luz es homogénea e ilumina bien.

    En cuanto a la App, es bastante mala. Desde que la lanzaron, la he ido sufriendo, primero con el GMW-B5000, luego con el GW-B5600, y ahora con este. Es la misma aplicación, pero en ninguno de los casos permite recibir notificaciones en el reloj.

  3. Felicidades Guti por esta nueva adquisición.
    Es un relojazo en todos los sentidos.Un reloj tecnologicamente soberbio,a pesar de esas otras cosas como señal horaria que empañan un poco el conjunto.Eso si,es gigantesco.Ya me deshice hace unos meses de un Gulfmaster Gwn-1000,por su enorme tamaño,con este Rangeman se me hace inllevable.El reloj su imagen es imponente,de fiera salvaje,pero los que tenemos muñeca pequeña,al menos a mi me resulta incomodo pasasas unas horas.
    Magnífica review y a disfrutarlo mucho tiempo Guti!!
    Saludos!

  4. Te recomiendo darle una ojeada el Garmin Instinct, que es un reloj muy parecido a un G-Shock (tiene señal horaria, es contra golpes y tiene GPS), que ha resultado en mi caso un buen reloj para deporte, con la ventaja del pequeño tamaño (mi muñeca es diminuta). El Rangeman nuevo tiene para mí dos grandes problemas: precio y tamaño, por lo demás lo veo bastante apto.

    Saludos

  5. Guti, no prescinde las señales de radio: venden un reloj tope de gama en funciones, pero incompleto y con una función menos: la de la recepción también de la señal de radio de los relojes atómicos actualmente existentes. La señal del GPS a fin de cuentas es otra señal de radio, si no recuerdo mal se mueve en los 400 y poco Mhz, una frecuencia parecida a la de los «walky-talkies» de licencia libre. La de los relojes atómicos terrestres es parecida, otra cosa es que la orografía y las horas diurnas les pueden afectar más, pero como a la señal GPS el estar entre edificios o que haya altas cargas eléctricas y nubes en la troposfera, que también suelen afectar.

    Pero lo veo caro e incompleto, sin rematar. No entiendo en esto a CASIO, y seguro que no es casualidad. Quitan esa función, cuando se complementan perfectamente, y quizás en el futuro si hay cambios en frecuencias o nuevos relojes atómicos, se podría actualizar, quizás hasta por señal GPS, quién sabe, y si no en el servicio técnico oficial. Se ve que el aparato tiene más chicha, pero es un reloj carísimo que pagamos a un mismo precio, y yo veo que viene sólo en inglés por lo visto. ¿Qué pasa? Como indicas, no muestran información completa en pantalla de fecha y demás habiendo sitio cuando muestras en la pantalla principal eso la hora y la fecha (no sé si como los Pro Treck tienen la opción de fecha completa y hora, u hora con fecha parcial y gráfico de progresión barométrica).

    Anuncian a bombo y platillo la funcionalidad GPS. Pero parece que no indican con qué sistemas funciona. Por lo que vale espero que también esté implementado el uso con el sistema satelital civil GALILEO en Europa (con centro y base técnica planificada para España por cierto), y también podría estar previsto el sistema nipón que empezará a funcionar en 2-3 años a lo sumo. ¿O pasará como con el idioma sacándonos a todos el mismo dinero, y sólo funcionará con GPS, y si acaso con GLONASS y Beidu?

    Viendo la pantalla y siendo tan avanzado, ¿no habría sido posible poder elegir en el menú entre pantalla en positivo o en negativo?
    Calendario programado hasta 2099… ¿y por qué no actualizable cada pongamos 20 años? Por BT o quizás por GPS o Multiband. Supongo que mientras haya señal de estos dos, el calendario programado no importará ni llegados a 2099 y con ya más piezas de nuestro cuerpo biónicas, con quizás conservando al cabeza como en Futurama. Pero lo veo una limitación absurda intuyendo el poderío electrónico que tienen ciertos relojes de CASIO desde hace unos años.

    En CASIO siguen siendo necesarios muchos más cambios y que rueden algunas cabecitas más, y no precisamente de empleados rasos. Quizás para la siguiente tanda y generación de productos.

    Por cierto, se ve enorme y generoso de dimensiones. Creo que es casi calcado en superficie que ocupa la caja a la del modelo con dos o tres horas mundiales en pantalla principal y mapamundi con 10 años de batería enfocado a gente muy viajera o aficionados del control del tráfico aéreo y sus horarios. ¿No se hace demasiado paellera? Ese como el que comento ya son de por sí más grandes que mi PRW-1500, que de por sí no es pequeño.

  6. Así es Alejandro, caro e incompleto. Pero lo que me molesta es que da la impresión que todo lo complicado lo tiene, sólo han dejado de lado las cosas fáciles. Multiband 6, que lo tienen disponible, la señal horaria…

    El tamaño sí, es grande. Supongo que orientado al aire libre (outdoor como dicen ahora, que para mi eso sólo significa salir), tendrá un pase. Algo más razonable en dimensiones mejoraría mucho. Si me lo llevo al campo, seguro que el reloj se lleva todos los golpes.

  7. yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg

    El sistema japonés lo lleva, y de hecho está en funcionamiento desde 2018 (noviembre, si la memoria no me falla).

    Pedirle a un reloj de este estilo que lleve Waveceptor, llevando GPS, es como pedirle a un cuarzo que lleve áncora y espiral… En fin.

  8. Enhorabuena por el pedazo de monstruo de reloj Javier, este Casio es el único que le gusta a mi hijo de todos los que le enseño de internet pero es muy duro para gastar dinero.
    A mi me gusta mucho pero se me va de precio, el modelo anterior de Rangeman si lo voy a comprar pasado el verano.

  9. Es cierto que el Garmin tiene poca duración de la batería, pero 14 días me parece poco, quizás aguante bien un mes. De todas formas son relojes para usos distintos. Estoy de acuerdo en que el Rangeman no necesita Wavereceptor, teniendo GPS es más que suficiente.

    El tamaño asusta mucho.

  10. Es verdad que en parte si tiene GPS, el Multiband es innecesario yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg, pero son cosas que si otros modelos tienen, y que es una tecnología ya madura y amortizada, no va mal. Siempre puedes quedarte sin GPS. Es como decir que ya que tiene sincronización por GPS, no hace falta que su precisión sea de +/- 15 segundos/mes, porque al final sincroniza la hora varias veces al día.

  11. Debo ser un poco como tu hijo, porque lo entiendo Pepe Casio. Al final la mayoría de relojes digitales suelen ser LCD, segmentos o dotmatrix, pero LCD. Este Rangeman demuestra que es algo que pertenece al pasado, y que la tinta electrónica es mucho más flexible. Tu hijo, ha visto ya pantallas de este tipo muchas veces, así que las LCD le parecen viejas.

    Como digo, ojalá que esto siente las bases para los relojes del futuro, que espero que sean de Casio.

  12. Quizás lo que me falta MariHo es un reloj que sea apto para todo. O sea que la batería dure, si es solar mejor, y que ofrezca muchas funciones. Con la tecnología OLED, eso de momento no es posible, aunque es admirable que el Xiaomi Amazfit logre 1 mes de autonomía. Sin embargo la tinta electrónica es a día de hoy un camino viable. Con una buena durabilidad como lo demuestra mi Kindle Touch con casi 10 años y horas y horas de uso.

  13. Tienes razón Javier, mi hijo tiene el Polar M400 que si no estoy equivocado la pantalla es del mismo tipo que este Casio GPR-B1000 Rangeman, tiene GPS y Bluetooth y está muy encaprichado del Casio GPR-B1000 ya que dice que es el único Casio que le gusta y el único que se compraría pero a pesar de tener un sueldo aceptable para un chaval joven es muy agarrado hasta el punto de que tengo yo que comprarle las correas del Polar M400, ahora mismo se le ha vuelto a romper la correa y hasta que Amazon no me envíe la que le he pedido y pagado yo lleva puesto un reloj del Decathlon.
    Dice que las pantallas de mis Casios son basura, esta juventud no tiene arreglo.

  14. Así es, creo que el M400 a diferencia de los modelos más recientes, tiene una pantalla de tinta electrónica Pepe Casio. Viendo uno y el otro, tu mismo ves que no tienen nada que ver. Sus capacidades superan notablemente al LCD, que al fin y al cabo, lleva sin apenas cambios 40 años. Toca un relevo tecnológico, y lo cierto es que espero que Casio lo lidere. Es el que mejor posición de salida tiene, puesto que sus competidores, casi han abandonado la relojería digital.

  15. Hablando de pantallas de Casio y G-Shock este mes me toca un G-Shock el GBD-800 con el display en positivo el que lleva los tonos en verde.
    El SGW-600H, el W-S200H y por fin si no hay cambios de última hora le toca ya el turno al F-91WG.

    Es la herencia de mi hijo, no quiere pantallas de Casio pues dos tazas.

Deja un comentario