Recientemente he recibido dos interesantes piezas, que tienen mucho en común. Son relojes digitales Casio, que ya no se fabrican, y ambos comparten el módulo 549 (379 Kb. en formato PDF), igual que el también histórico W-71.

Un módulo que tuvo su aparición en los años 80, y que se caracterizaba por la cantidad de funciones que equipaba: presentación de día del mes, mes y día de la semana en la visualización de hora normal; cronógrafo; cuenta regresiva de 24 horas; 5 años de duración de pila (CR-2012); calendario programado hasta 2029; 5 alarmas; y lo mejor de todo, funcionalidad de recordatorio (Reminder -REM-).

Como digo, en su época era un módulo de gama media-alta, por ello ofrecía una precisión de +/- 15 segundos/mes, que incluso hoy en día es el máximo estándar que oferta Casio. Las 5 alarmas, eran como las que después equiparían los Databank, es decir, que podían ser configuradas de uno de estos cuatro modos: diaria (suena todos los días a una hora), mensual (suena todos los meses a una fecha y hora determinada), de un mes (suena todos los días del mes a una hora), y de fecha (suena al llegar esa fecha y hora).

La característica de recordatorio, es algo muy de la vieja escuela, y típicamente japonés, al activarse, una marca se activa en pantalla junto al indicador de REM. Esto nos indica que tenemos que acordarnos de algo, lo mismo que hacíamos cuando nos poníamos un cordel en el dedo, nos poníamos el reloj en la otra mano, o nos pintábamos una X en la mano. Una vez recordada la cosa en cuestión, desactivábamos el REM. Realmente en el mundo actual, está obviamente superado, pero no deja de tener su encanto.

Su diseño tiene detalles muy prácticos, como el botón de ajuste metido para adentro para evitar que lo pulsemos accidentalmente, además de ser un modelo con 4 botones, en vez de con 3 como en la serie F, y algunos de la W.

Por el resto, un exponente de la tecnología de la época, para bien, como ya hemos visto, pero también para mal, con su microluz, que aunque cumple, dista mucho de los LED o EL.

Pasemos a repasar los modelos en cuestión, en este caso, y aunque no haya mucha diferencia de tiempo, en orden inverso al que los adquirí.

Casio W-780
Casio lanzó al mercado el W-780 en 1987, y ya desde que lo vi, era el reloj que ansiaba, como hemos visto un módulo francamente superior al del F-87W que llevaba en aquella época, pero además en un conjunto que formaba parte de las gamas más altas de relojes digitales. La caja era completamente de acero, no como algunos de antaño, y como la mayoría de ahora que son de resina pintada, de manera que la tapa posterior, iba atornillada a ella. El precio de lanzamiento eran 39,95$, que en las tiendas se aquí se traducía en unas 5000 pesetas.

El armis (B-732L) era también de acero inoxidable, pero de eslabones doblados en vez de macizos, y el cristal era mineral. Todo ello, y sin ser un Marlin por motivos que desconozco, reforzado por una resistencia al agua de 100M, mucho en aquella época. Como era habitual en aquellos días, estaba fabricado en Japón. Hubo una versión intermedia de ambos, el W-780C, con caja de acero, pero correa de resina tipo W-720.

Estuvo fabricándose hasta 1991, donde pasó a mejor vida. Mi unidad fue adquirida un 20 de julio de 1989 en XXXXX, yo tenía 13 años, y el reloj en la mitad de su lanzamiento. La primera vez que lo vi, supe que yo quería un reloj de esos. Decir que se encuentra en estado excelente, no le hace justicia. No aparenta tener más de 10 puestas, todo funciona a la perfección como si fuera nuevo, y se nota que en la colección que estaba se ha tratado con cariño. Nada de óxido, tapa trasera y cristal sin ningún arañazo, e incluso los tornillos en perfecto estado a pesar de venir con la pila casi nueva.

Para ponerlo en contexto, debemos recordar que en 1989, empezaron a emitirse los Simpson en EE.UU., XXX

El diseño sigue siendo muy actual, y a los que he preguntado, les parece el típico A-158. Cuando les explico que tiene casi 26 años de antiguedad, que incorporta cuenta regresiva, 5 alarmas, que el cristal es mineral, y la caja de acero, no pueden comprender porque ya no se hacen relojes así.

Casio W-720
Aparecía en el mercado en 1989 coincidiendo con el W-780, pero esta vez, tuvo una vida larga y existosa hasta que dejó de fabricarse en 2010. Era la versión en resina del W-780, lo que incluía correa, y también la caja. Inicialmente se fabricaba también en Japón, y montaba cristal mineral, y hebilla de acero. Con el paso del tiempo, su manufactura pasó por diferentes lineas de ensamblado. De Japón (Made in Japan) a Corea (T o Made in Korea posteriormente), y por último a China (Made in China), donde progresivamente cambió la hebilla de metal por una de plástico, después sustituyó el cristal mineral por uno de plexiglás, y por último cambió el módulo de un 549 a un 1846 (379 Kb. en formato PDF).

Es difícil olvidar es precioso W-720-9V de color amarillo, y que veíamos en los catálogos de la época, aunque en las tiendas de aquí fuera imposible de ver. Nada que ver con los Positive Yellow de ahora.

Según datos históricos, se vendía originalmente a también 39,95$, es posible que el toque de modernidad de la resina hiciera que Casio pudiera equipararlo en precio. No obstante mis recuerdos, algo posteriores, son de verlo sobre las 3000 pesetas, cuando los modelos de la serie F estaban entre las 1500 y las 2000.

Era un reloj asequible, situado en cuanto a precio un poco por encima del W-59, pero que gracias a lo que hemos visto con su módulo, y muchas de las prestaciones del W-780, como la resistencia al agua de 10 ATM, lo convertían en un reloj más potente, y a la vez más resistente.

Mi unidad es de las últimas fabricadas en Corea, entorno al año 2010, procedente de una relojería a la que le quedaban todavía algunas unidades en stock. De nuevo un caso de reloj excelente, que por motivos que resultan desconocidos para mi, Casio ha decidido desterrar.

Claro que cuando comparamos este modelo de 2010, con el W-780 de 1989, vemos notables diferencias en cuanto a materiales, y calidad de acabados.