Christina Ricci no es precisamente el ideal de la belleza actual, pero hay algo en ella que atrae, y la hace tremendamente sexy.