Citizen NJ0090-81A Super Titanium

Con la descatalogación del clásico NY0040, parecía que Citizen fuera a abandonar los relojes mecánicos en favor de sus solares Eco-Drive, y en efecto, así ocurrió durante un par de años. Sin embargo, recientemente hemos visto nuevas incorporaciones a su catálogos que vuelven a apostar por las maquinarías mecánicas, se tratan de los NJ0100 (Of Collection 2019), NJ0090 (NJ Automatic, y los NH8385 (Marine Sport).

En otros mercados, se ofrecen los NH8363, NH8373 o NJ0070 que no llegan a Europa, y de hecho, sobre éste último, mi candidato era el NJ0070-53A. Sin embargo con la dificultad de encontrarlo en nuestro país, y la aparición del NJ0090 situado por encima del mencionado NJ0070, fue mi candidato perfecto. Hay varias razones para ello, la primera, es que se trata del único reloj automático de la japonesa Citizen Watch con carga automática, que está construido íntegramente en titanio. La segunda, es que es el primer reloj que tengo que usa Super Titanium, un titanio endurecido desarrollado por Citizen. Y por último, como tercer motivo, el atractivo que representa ver las diferencias en cuanto a elaboración de los calibres Citizen, vendidos como Citizen, de los calibres Citizen comercializados como Miyota.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaSuper Titanium. 42mm de diámetro sin contar la corona y 10,8mm de alto
CoronaTitanio a presión
EsferaBlanca
BiselSuper Titanium fijo
CristalZafiro con tratamiento antireflejos
LumenNo
TraseraSuper Titanium con tapa de exhibición
CorreaSuper Titanium 20mm
FuncionesHora, minutos, segundos y día del mes
Resistencia al agua3 ATM (Water Resistant)
Peso94g
MecanismoCitizen 8213. 21.600 vph. 21 rubís
ComplicacionesCarga automática con rotor unidireccional. Remonte manual. Segundero pequeño
Prestaciones45h de reserva de marcha. -20/+40 segundos/día
OrigenMade in Japan
Garantía2 años (extensión hasta los 5 años de Relojería Germán)
PVP298€ (Oferta 268€)
DistribuidorCitizen Watch España / Relojería Germán

Presentación

El Citizen NJ0090-81A Super Titanium se presenta en un agradable empaquetado de Citizen. Una caja exterior de cartón en color negro que luce el emblema de la marca japonesa, deja paso a una caja interior de cartón duro y que mantiene la misma estética de la anterior.



El interior de la caja es sobrio y tal vez demasiado espartano, sin esponjas ni acolchados.



El conjunto tiene prestancia y cumple sobradamente para generar expectación y proteger el reloj. No tiene unas dimensiones enormes, por lo que además la podremos conservar para guardar el reloj cuando no lo utilicemos.



La dotación que lo acompaña es bastante escasa y pobre. Un sencillo manual de unas pocas páginas en español, inglés, japonés y chino que explica lo más importante y obvio acerca de su uso. Irónicamente es más completa la hoja de garantía, en donde figuran las disposiciones legales de reciclaje, las direcciones de contacto y las condiciones de la misma.



La garantía de la marca es el mínimo legal de 2 años, aunque en Relojería Germán la extienden por escrito hasta los 5 años, un aspecto que no da un extra de seguridad, y por el que debemos felicitar a la tienda. Una pena que estas iniciativas no provengan directamente de la marca, algo que resultaría un acierto.



Diseño y construcción

El reloj ideal debe estar construido en titanio (Orient Titanium Slide Rule, Casio Pro Trek PRW-3100T), incluso otros artículos que deban ser resistentes y ligeros, aprovecharán las ventajas de este material, como las Eschenbach TITANFlex 3666 30. Vamos a empezar repasando sus cualidades:

Ligero: El titanio es un metal bastante ligero debido a que su densidad es de aproximadamente un 60% a la del acero. eso quiere decir que un reloj de titanio, pesará casi la mitad que uno de acero. Aunque no tanto como el aluminio.
Fuerte: El titanio es un metal fuerte en cuanto a la rotura y la resistencia a la tracción, similar al acero.
Cálido: Cuando te lo pones en invierno no lo notas frío, ni en verano es caluroso. Eso se debe a su baja conductividad térmica, 3 veces menor que el acero y 10 veces menor que el aluminio.
Inoxidable: Resistente a la corrosión, en mayor medida que el acero inoxidable.
Antialérgico: Es un material muy neutro y anti alérgico sobre la piel.
Aislante: Es un metal buen conductor de la corriente eléctrica, pero lo casi la mitad que el acero, y diez veces menor que la del aluminio.

Resumiendo, que a igualdad de dureza, un reloj de titanio es más ligero, más cálido, más inoxidable y más dieléctrico. ¿Entonces porque no lo usan todos los fabricantes? Pues muy sencillo. Por dos razones:
Precio: No es un metal escaso, pero mucho más que el hierro y el acero, lo que encarece su coste de extracción. Sin embargo su principal inconveniente, es que como tiene un punto de fusión más alto, es más caro de trabajar.
Dureza: Es más blando que el acero (6 contra 7 en la escala de Mohs), lo que implica que el titanio se raya con mayor facilidad que éste.

En ese punto es donde Citizen ha obrado de manera magistral, puesto que llevan desde 1970 fabricando relojes de este material. De hecho fue Citizen Watch quien figura en los anales de la historia como el primer fabricante del mundo en comercializar un reloj de este material.

En primer lugar, la marca japonesa ofrece unos precios razonables, algo que no son capaces de ofrecer sus competidores nipones ni suizos. Pero el aspecto más importante es el de la dureza, porque han patentado el Super Titanium. El Super Titanio es titanio, evidentemente, pero con un recubrimiento iónico (PTIC) que llaman Duratect y que confiere a la capa externa del metal una resistencia a los arañazos 5 veces superior a la del titanio convencional.

El reloj se encuentra disponible en tres versiones:
NJ0090-81A: Brazalete de acero, esfera blanca y manecillas negras.
NJ0090-81L: Brazalete de acero, esfera azul y manecillas plateadas.
NJ0090-30P/NJ0090-13P: Correa de piel, esfera champán y manecillas azules con numerales romanos.

En otros mercados, se ofrecen las siguientes referencias:
NJ0090-81E: Brazalete de acero, esfera negra y manecillas plateadas.
NJ0090-21L: Correa de piel, esfera azul y manecillas plateadas con numerales romanos.



Después de este extenso repaso acerca de los materiales de la relojería, entramos en detalle con el NJ0090.

La caja tiene 42mm de diámetro sin contar la corona. Este tipo de relojes que cuentan con un bisel fijo y fino, suelen aparentar mayores dimensiones de las que tienen, este Citizen es la excepción, y se ve como es, ni mayor ni menor. La caja de titanio en acabado mate tiene una tonalidad ligeramente grisácea cercana a la del acero, no es tan gris como el titanio, aunque sí tiene ligeras notas. Ellos es posible gracias al tratamiento Super Titanium, que oculta parcialmente el color natural del metal.



La esfera es de un tono blanco liso, con manecillas delgadas en color negro. En las imágenes de internet no se aprecia, pero los índices horarios son plateados en vez de negros. Es un aspecto que normalmente no se percibe, puesto que por los reflejos de la luz vemos esos índices en color negro, aunque es una decisión de diseño cuestionable teniendo en cuenta que todo en la esfera es monocromático en color negro (fechador, marcadores minuteros, leyendas, …). El conjunto es sobrio y minimalista, en realidad bastante clásico si no fuera por la original ubicación del segundero pequeño situado asimétricamente entre las 4 y las 5.



El cristal es de zafiro y totalmente plano, la mejor decisión posible en aras de la legibilidad y la altura del reloj que de esta manera se conforma con 10,8mm de altura solamente. El tratamiento antireflejante es excelente.

La corona es a presión como cabe esperar de una caja resistente al agua 3 ATM. De pequeñas dimensiones, y algo incómoda de operar, aunque como es de carga automática, no experimentaremos ese inconveniente muy a menudo.

El brazalete o armis de titanio macizo es perfecto. Más ligero incluso que si fuera de chapas huecas de acero doblado, pero con una solidez y una calidad que aporta gran confianza al llevarlo. El cierre es deployante con pulsadores, y va firmado por Citizen.



La trasera cuenta con un cristal transparente de exhibición que nos permite recrearnos en el movimiento mecánico de este guardatiempo. El resultado con un humilde Miyota es realmente bueno con acabados finos y sin ninguna parte plástica a la vista.

Movimiento

El calibre Citizen 8213 está basado en el Citizen 8210 pero en vez de usar un segundero central, tiene segundero pequeño (petite seconde) situado entre las 4 y las 5. Son las versiones específicas de Citizen de los Miyota que ellos también fabrican para otras marcas, así el Citizen 8210 vendría a ser un Miyota 821A/8205, y este Citizen 8213 un Miyota 8218.

Miyota no tiene el concepto de grados de calibre como sí ofrecen los suizos, pero sí la misma idea, ofrecen partes intercambiables opcionales de mayor calidad (bata metálica, abrazaderas y tornillos de mejor calidad), pero también acabados más elaborados en el puente o los tornillos que es lo que apreciamos en la maquinaria firmada por Citizen. Eso explica porque aumenta su reserva de marcha desde las 42 horas hasta las 45 horas. En cuanto a desviación, depende donde las consultemos, mantiene la cifra de Miyota (-20/+40 segundos/día) que es muchísima tolerancia, o si lo preferías, poca precisión, y en otras se reduce hasta -10/+20 segundos/día que es un buen valor.

Como Citizen/Miyota aún no han desarrollado ningún calibre con base 9000/9015, eso obliga a este reloj a equipar un movimiento más simple y menos prestacional. No es un gran defecto, pero no está al nivel del resto del reloj.



Se comporta mucho más agradablemente que un Miyota convencional, suave al darle cuerda, sin ningún salto al ajustar la hora, y debido al pequeño segundero, una alucinante aparente suavidad de barrido. El rotor es muy silencioso, pero como es unidireccional, se escucha de vez en cuando el sonido de giro, un hecho que puede resultar agradable o desagradable dependiendo de los gustos de cada uno, pero que está ahí.

Sus prestaciones han resultado ser excelentes. En una época, en la que incluso Orient parece haber perdido el interés en ofrecer una buena precisión, tenía mis dudas con Citizen, pero han logrado exprimir su 8213, con el que he medido un desfase diario de unos +9 segundos/día, una cifra brillante. La reserva de marcha ha sido de aproximadamente 46 horas.

Sensaciones

Incluso a mi, que me gustan los relojes de cierto peso, admito que la comodidad que se siente con él en la muñeca, y que apenas se nota es muy agradable. Pero lo mejor de todo es sin lugar a dudas cuando te lo pones por la mañana, incluso con esta temperatura más bien fría actual, la piel no siente escalofríos al entrar en contacto con la trasera y el armis. Las sensaciones y la apariencia real del reloj no quedan bien transmitidas con las fotografías del catálogo en donde parece un reloj moderno y funcional. La verdad es algo más anodina, primando los toques minimalistas y prácticos, lo que nos permiten destinarlo tanto para vestir con una camisa, como para llevarlo acompañado de atuendos más deportivos.

Hacer cualquier gesto con la mano y notar la comodidad y la ligereza del Citizen NJ0090 es como si se hubiera convertido en nuestra segunda piel, sin apenas darte cuenta que está ahí. Los reflejos que producen los marcadores horarios plateados son atractivos cuando nos quedamos contemplando su esfera, pero poco prácticos.



La compra por internet desde Relojería Germán, fue impecable. Con un trato profesional, y efectuando el envío con gran rapidez. Eso sin olvidar del atractivo descuento del 10% sobre el precio de tarifa que ofrecen permanentemente, y la ampliación de garantía por 3 años más.

Conclusiones

Citizen como marca y como grupo empresarial me parece admirable. No sólo han logrado llevar al mercado uno de los relojes solares más avanzados (Eco-Drive), sino que además a nivel de construcción con su seria apuesta por el titanio, aventajan a la mayoría de relojeras. Lo ofrecen a un precio muy competitivo como lo demuestra este NJ0090-81A. Hay muy pocos modelos donde elegir que rivalicen con sus características, poco donde escoger, y el Citizen NJ0090 sin ser perfecto, es probablemente la mejor alternativa. Marca reputada, super titanio, cristal de zafiro, y todo ello a poco más de 250€. Una linea prometedora en la que esperemos haya más variedad y modelos ligeramente superiores, tal vez como los anteriores NB2010.



Si no fuera por el lastre que la filial española de la marca, totalmente pasiva e ignorante en cuanto al servicio al cliente, la distribución, y la comunicación/difusión de sus productos, Citizen sería una marca reconocida y popular.

▲ Más▼ Menos
Titanio y zafiro
Diseño reconocible y atractivo
Miyota 8213 por debajo del empaque del reloj

6 comentarios en “Citizen NJ0090-81A Super Titanium”

  1. yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg

    Un modelo de estética minimalista y muy bonito, se hace cómodo de ver y debe vestir estupendamente.

  2. Yo tengo un Citizen Eco-Drive BM7320-87A y se me cae la baba con este modelo. El mío es el hermano pequeño lejano de éste 😀 aunque lo disfruto mucho (pero tiene un peso reseñable).
    Para mi gusto, sólo le cambiaria las rayas por numeros, y le añadiría el día de la semana.
    Relojazo que cumple la función de poder verse la hora muy facilmente. Menos es más.
    Enhorabuena por la review.

  3. La pega del titanio es que es más frágil que el acero y el aluminio. Como pasa en la escala de dureza de minerales: un zafiro o un diamante son durísimos, están en la cúspide. Pero ojo, también son muy frágiles.

    Yo tengo un Citizen Pro Master WR100, de los 90, modelo (a ver si no me equivoco de cabeza) 6874 GN-4-S si no recuerdo mal. Pequeño para la moda de hoy, sobre todo porque tiene el bisel para medición de tiempo giratorio de generoso grosor, y deja la esfera un tanto pequeña y con cierta forma hexagonal redondeada más que redonda. Con un módulo cronógrafo multifunción de los que en aquella época estos Citizen y los célebres y exitosos Lotus Titanium equipaban.

    Pero el relojito es completamente en titanio, brazalete. Eslabones macizo, la chapita de terminación entre brazalete y caja en las asas siguiendo las líneas, tapa trasera… todo. Hasta la mariposa, pulsador doble y seguro del cierre. Todo en el gris del titanio (yo lo prefiero que el tan brillante Super Titanium) y algunas partes algo más pulidas.

    Pero por lo que decía al principio, el titanio es frágil. Y en este reloj lo descubrí. Este reloj que como era moda en la época, tenía un diseño denominado orgánico, formas muy curvas, los eslabones parecen por forma como las escamas de la coraza de un armadillo o pangolín. Muy guapo. Pero fue por eso mismo, el único reloj que sin mal trato y sin saber por qué, partía los pasadores originales de titanio con asombrosa facilidad: como las puntas de cada pasador enganchaban en extremos de un eslabón, y el siguiente iba ensartado por la parte central por diseño, se me llegó a caer un par de veces.

    Curiosamente en esas dos veces, el titanio en sí no se marcó ni rayó. El cristal sí tienen una muesca en una de las esquinas hexagonales que se ve si te fijas (yo a cada vez claro) y una ligerísima marca superficial en el centro que se aprecia más a pleno sol por la ligera sombra que hace en el dial blanco (pasó hace dos años prueba de estanqueidad sin problemas tras el último cambio de pila). Pero los pasadores de titanio no le duraban un asalto. Incluso los de las asas no llegaba a partirlos tan fácil, pero sí se doblaban. Vamos, que no perdí el reloj de milagro las dos veces de milagro.

    Fue reemplazar todos por buenos pasadores de acero inoxidable, y se acabó el problema que jamás me ha dado ningún reloj. ¿Por qué me los dio este? No lo sé. El ajuste a mi talla era el mismo que el de otros relojes con brazalete, y no soy de llevar el reloj justo, justo ni con el brazalete en tensión ni mucho menos. Pero los pasadores de titanio, se partían sin avisar y sin maltrato alguno.

    En el tema de rayarse y marcarse, sí puedo decir que será un punto más blando que el acero inoxidable, pero tampoco se tiene por qué marcar ni más ni menos fácil. Supongo que igual en estos acabados más brillantes y pulidos quizás sí, pero igual que el acero pulido a espejo o casi a espejo (microarañazos). En ese aspecto mi Citizen de titanio ya digo, a pesar de esas dos caídas, el titanio está intacto. Y eso que una de las veces, cayó sobre asfalto.

    Su mayor fragilidad es lo que no se menciona del titanio. Es menos tolerante a flexión, deformarse o recuperar la forma (es más complicado de trabajar como de reparar, de ahí también su mayor coste). Donde el acero o el aluminio se doblan y te llegas a dar cuenta, pero aguantan ahí, el titanio no: rompe y adiós.

    Entre lo bueno, la ligereza para cuando apetece, casi como si fuera aluminio. Es una pluma. Y su increíble cualidad térmica, que lo hace cálido, agradable: un reloj de acero y otro de titanio sobre una mesa de la habitación en invierno tras toda la noche, y por la mañana te podrás poner el de titanio y parecerá que está a tu misma temperatura corporal. El de acero estará frío. En verano un rato de tener que estar al sol, y el acero quizás se caliente. El de titanio no.

    Vi el mismo modelo que el mío que lo sacó Citizen en acero inoxidable, en un bitono simulando un poco al de titanio, pero más brillante en general. Lo tuve en la mano y pesaba el triple. Y por supuesto, de estar en el stand en el interior de la tienda, bien fresquito. 😀

  4. En efecto Alejandro. Sin embargo ahora la mayoría de relojes constuidos en titanio tienen un tratamiento en su superficie que pretende endurecerlo ante el roce y los arañazos. Super Titanium en Citizen, pero casi todas las marcas tienen algo parecido.

    Yo tengo un Lotus Titanium de los 90, y en efecto el armis, por la zona en que roza, se nota envejecido.

Deja un comentario