14ª entrega de los prolíficos comentarios de cine:

Cazadores de tesoros: 3/10. Street Racing, arqueología, y uno de los últimos trabajos de David Carradine. Parece que vaya a defraudar, y así es.

Chip y Chop: Guerra de vecinos: 8/10. El clásico de finales de los años 40 con las monísimas ardillas Chip & Chop.

Diario de un adicto al sexo: 2/10. No se me ocurre como decirlo delicadamente, pero no tiene ni piés, ni cabeza.

Distrito 9: 6/10. Lo mejor es la historia y como se narra, junto al realismo que aporta el estilo documental. Lo peor es eso mismo también, particulamente las escenas de acción se hacen tediosas con tanto movimiento de cámara.

Dos policías rebeldes: 7/10. Un clásico relativamente actual, que es para mi el mejor trabajo de Will Smith junto a la posterior Enemigo público. Combinando a su manera acción y humor; además de Miami, coches, chicas y una buena ambientación musical.

Dot.com: 6/10. Como puede llegarse a complicar una historia donde lo importante es la propiedad de un dominio de internet.

Duplicity: 6/10. En general me gustan las películas de espionaje y robos. Ésta tiene ambas cosas, y aunque no trague a Julia Roberts, reconozco que pasé un rato entretenido.

El abismo negro: 4/10. Está bien hecha, pero el desarrollo flojea.

El hombre bicentenario: 7/10. Una buena historia, que sin llegar a la novela, ni ésta al cuento, contiene sentimientos y sci-fi boen combinados.

El juego de los idiotas: 6/10. No tan original ni brillante como La cena de los idiotas, pero bien realizada y con cómicas situaciones.

El proyecto Andrómeda: 5/10. Adaptación bastante libre de "La amenaza de Andrómeda", sin resultados demasiado malos después de todo.

En el límite del deseo: 4/10. Una mala historia de infidelidades, con un Nicolas Cage todavía con pelo. Es de los 90, pero tiene algo de ese toque disco de los 80.

Indochina: 6/10. Preciosos paisajes, y muy buena ambientación, que contrasta con un desarrollo demasiado lento.

La amenaza: 4/10. Film sueco que narra el robo tecnológico dentro de la tecnología aeronáutica, y que al principio atrae, aunque comienza a volverse previsible a los pocos minutos.

La cena de los idiotas: 7/10. Un clásico que he vuelto a rever, y del que me sigue entusiasmado lo bien que se desarrolla el entramado.

La galaxia del terror: 3/10. Mezcla de terror y ciencia-ficción bastante habitual en los 80, con más que discutibles resultados.

Las perversiones de Livia: 4/10. Pasiones y perversiones dentro del ámbito nacionalsocialista. Se hace lenta y repetitiva.

Malditos Bastardos: 7/10. Humor y violencia al mas puro estilo Tarantino.

No es país para viejos: 5/10. Extraña en general, bien hecha, y también muy lenta.

REC: 6/10. La interpretación protagonista de Manuela Velasco es magnífico, sobre todo en cuanto a su evolución. La película resulta muy realista y claustrofóbica. Aunque es corta, se acaba haciendo algo larga y se vuelve previsible poco a poco.

REC 2: 6/10. Mejora a su predecesora en medios y elaboración del final. La empeora con más contenido explícito, y bastante repetición durante la mitad de la película.

Screamers: Asesinos cibernéticos 2: 4/10. Algo que peor que la primera, que a su vez era mucho peor que el relato de Dick. Tiene algún momento interesante, pero muy previsible en general.

Señales del futuro: 6/10. Va de más a menos, así que al final uno queda insatisfecho, aunque en conjunto sea buena.

Smooking room: 6/10. Una película con actores desconocidos, cantidad de primeros planos extraños, y un estilo diferente. La historia parece obvia, pero lo importante es como se narran las relaciones entre los personajes.

Street Fighter. La Leyenda: 4/10. Segunda película de la memorable saga de videojuegos Capcon. Tiene un nivel bajo como la primera, pero al menos es más original, y cuenta con la exótica Kristin Kreuk.

The International: Dinero en la sombra: 5/10. La historia está bien, el reparto también, pero el ritmo irregular, y lentísimo en general, le hace perder bastante atractivo.

Underworld 3: La rebelión de los licántropos: 5/10. La peor de la trilogía, pero igualmente con una atmósfera vampírica muy elaborada.