27ª entrega de comentarios de libros:

40+1 innovadores que han cambiado el siglo XXI (VA): 6/10. Desarrollado por Anaya para BBVA repasa las contribuciones más innovadoras de nuestro tiempo, donde la gastronomía desentona un poco.

Barbouze (Alan Williams): 6/10. Promocionado en su época como la alternativa a Ian Fleming, se recrea demasiado en situaciones sin mucha relevancia, lo que hace que la historia en general pierda. El trabajo con los personajes y escenarios es muy bueno.

Base secreta (A. Thorkent): 6/10. Le falta algo de acción y energía al final, pero la historia dentro de ser un bolsilibro, está bien contada, y es amena.

Dificultades con los líquenes (John Wyndham): 5/10. Está bien, pero el desarrollo demasiado lento, hace que aburra. Con dos o tres veces menos extensión habría ganado mucho.

El clamor del silencio (Wilson Tucker): 6/10. Una misteriosa contaminación, aísla EE.UU en dos facciones. Lástima que no se desvele el porqué del acontecimiento.

El corazón (Marcus Sidereo): 5/10. Aunque la idea de las primeras páginas es atractiva, enseguida se hace aburrida, no se si por el estilo en el que está escrito, o por como evoluciona.

El hormiguero feliz (Clark Carrados): 6/10. Una idea bastante original, que se desarrolla de manera bastante inocente, pero con buen ritmo, y emoción.

El hombre ultra (A.E. Van Vogt): 7/10. Novela corta que explota los poderes psicológicos en un futuro próximo.

El palacio de la eternidad (Bob Shaw): 5/10. La trama está aceptable, pero con demasiada paja o poco meollo.

El reparto (Marcus Sidereo): 6/10. Una idea y un desarrollo muy originales y bien llevados, pero que va concluyendo de manera bastante floja, hasta llegar a la resolución que lo es aún más.

En los muelles de Brooklyn (Maxwell Grant): 6/10. Primera novela de La Sombra que leo, y me ha gustado el trato de los personajes, y los escenarios de ese Nueva York de los años 30.

Esclavos del loco (Ralph Barby): 6/10. La historia se ha tocado ya bastante en el cine, así que no es muy original, pero está bien llevada, y resulta entretenido.

Este muerto es cosa mía (Frédéric Dard): 6/10. De las últimas novelas publicadas en nuestro país, que no escritas del comisario San Antonio, donde su toque particular cada vez es menos sorprendente, y más consciente de su fama, y en este caso, la historia sin ser mala, no es tan de los bajos fondos como las anteriores.

Furia feroz (J.G. Ballard): 7/10. Interesante investigación policíaca de un asesinato múltiple, que sin llegar a ser ciencia-ficción, sí que tiene muchas de las connotaciones de Ballard.

Futuros peligrosos (Elia Barceló): 8/10. Recopilación de cuentos de esos que te hacen pensar en como sería todo si en el futuro llegáramos a…

Generación E.G.B. (Javi Nieves): 7/10. Aprovecha el tirón del Yo fui a EGB, para rememorar aquellos años que vivimos. Esta vez, mejor escrito y agrupado, pero algo menos dinámico.

Honey West, detective privado (G. G. Fickling): 5/10. Primera novela de la detective Honey West, creada por el matrimonio Gloria y Forest Fickling, que luego daría pie a la serie de TV protagonizada por Anne Francis. Lamentablemente, sis peripecias fuera de la modernidad de los aos 50 y la mujer con iniciativa, quedan bastante lejos del mínimo.

Klo-ora (Dan Dastier): 5/10. Es de esos libros que comienzan bien, y que al ser de un autor que no conocía motivan. Poco a poco se va perdiendo el atractivo.

La estrella Ketz (Aleksandr Beliáyev): 6/10. En los años 30 refleja un futuro enarbolado por los soviéticos que conquista el cosmos, las estaciones espaciales y la genética de una forma un tanto tosca para lo que es hoy en día, pero con un conjunto de maravillosa utopía científica. Lo peor la trama de la novela que no es nada del otro mundo.

La reaparición de Sherlock Holmes (Arthur Conan Doyle): 8/10. Quizás sea el volumen más interesante junto a Las aventuras de Sherlock Holmes.

La riqueza de las naciones (Adam Smith): 8/10. Conceptos bien explicados, y que además de entenderse a la perfección, siguen siendo totalmente vigentes.

Megasistema (Clark Carrados): 6/10. Bien escrita y con una buena idea, pero que tarda en desarrollarse, y que concluye a demasiada velocidad.

Memorias de Sherlock Holmes (Arthur Conan Doyle): 7/10. En la linea de los anteriores, y como el resto, muy recomendable.

Mi tumba está vacía (Curtis Garland): 5/10. Dentro de que no es pura ciencia-ficción, la historia no está mal, pero el desarrollo se hace tedioso. A veces por ser muy lento, y otras por demasiado rápido y perdernos detalles.

Microinvasión (Law Space): 6/10. Algunos aspectos de la trama son poco originales, y otros más innovadores. En conjunto, tal vez algo más que pasable.

Muerte en Hong Kong (John Garner): 6/10. Entretenida novela de James Bond, lejos de las mejores, pero con casi todos sus ingredientes característicos.

¡OVNI! (Curtis Garland): 7/10. Bastante base histórica en lo que a sucesos extraños se refiere, buena ambientación en la NASA, una historia buena, pero un final demasiado acelerado.

Pista sin indicios (Jean Bruce): 6/10. Primera novela del agente OSS 117 que leo, y me ha resultado entretenida y amena, pero faltándole tensión, y algo de acción.

Reservas de oro (Lou Carrigan): 7/10. Quién me iba a decir que lo más parecido a las sagas de James Bond, las protagonizaría Baby, una agente femenina, y de la pluma de un autor español: Antonio Vera Ramírez.

The times of my life (Jack Heuer): 8/10. Autobiografía donde Jack no explica sus logros y sus crisis a los mandos de Heuer, con mucho donde poder aprender incluso fuera de la relojería. Puntualmente pincela algo de su vida personal, bastante menos interesante a mi parecer.

Viendo las horas pasar (Nelbu): 7/10: Reflexiones seleccionadas de ZonaCasio.com, con una relectura en la mayoría de artículos muy agradable.