Como aficionado a las marcas españolas y a la ropa y el calzado entre otras facetas, he tenido la oportunidad de probar muchos productos. Tanto a nivel público desde este espacio, como a nivel personal, siempre he abogado por la calidad y las ventajas de los productos españoles, algo en lo que además, predico con el ejemplo.

Pudisteis leer como en Cómo envejece una camiseta Ferry’s? o ¿Cómo envejecen unas J’Hayber?, la durabilidad fue excepcional, algo a lo que parece ser que ya no estamos acostumbrados en un mundo que apuesta por el usar y tirar, incluso en el segmento de la ropa de marca.

Este artículo es mucho más triste, porque como ocurrió con las Victoria Basket Piel, las Yumas Malta no han estado a la altura. Han resultado ser un chasco, no ya comparado con otros productos españoles, que también, sino incluso diría con los productos chinos que puedes encontrar a 10€ o incluso menos.

Recordemos que Yumas, vende estas Yumas Malta Denim a un precio de venta al público (PVP) de 49,95€, y que ahora tienen en rebaja a 29,95€. Pero es que visto lo visto, no valen ni eso. Me da pena que sea así, porque es una marca que me encantaba, ya visteis como fui detrás de las Yumas Maverick.

Debo admitir que a diferencia de los pasotas de Artesolar, desde Yumas se implicaron en el asunto a raíz de que publicara en Twitter las imágenes. Comentaron el caso con el departamento de calidad y me indicaron que el modelo Malta se había retirado del catálogo hacía un tiempo precisamente por el problema que me ocurrió a mi, es decir, el que veis aquí. Lo cual es una gran noticia para que no vuelva a pasar. Se ofrecieron a compensarme con cualquier modelo del catálogo actual, sugiriéndome las Dublin. A mi me gustaban más las Vegas, y las veía con más calidad, aunque al final opté por las New Galaxia, y que pronto tendrá una reseña aquí. La acción de Yumas es loable, y en mi caso particular me ha compensado, lo que viene a corroborar que el que no llora no mama.

Mis Yumas Malta tienen aproximadamente un año, ya que las compré en diciembre de 2017.



Como tengo muchos zapatos y zapatillas deportivas, me las ponía más bien poco, en ocasiones especiales en las que me apetecía calzar ese estilo legendario de los 80, y disfrutar de lo que sigue siendo, un diseño maravilloso. A las pocas semanas, en enero de 2018, empecé a percatarme que el material externo iba cuarteándose y perdía el color. Me las había puesto tres o cuatro veces solamente, y ahí fue cuando me di cuenta que había tirado el dinero.

Rápidamente fueron envejeciendo muy mal, así que me las empecé a poner menos todavía, supongo que en gran medida por vergüenza. En abril de 2018 me las había puesto solamente 10 o 12 veces, y el problema era patente.



En el momento de escribir este artículo, en diciembre de 2018, las zapatillas tienen ya un año. No me las he puesto más de 25 veces, y están en un estado lamentable, peor que si tuvieran 2 años de uso diario.



Las 25 puestas que digo que tienen como máximo, han sido siempre en terreno asfaltado, no han pisado agua, no han resistido lluvia. Las zapatillas no se han lavado en ningún caso. Como se aprecia en la siguiente fotografía, tanto su plantilla interior, como la limpieza de los cordones o el nulo desgaste de la suela, acreditan que apenas han tenido uso.



Si miramos más en detalle el problema vemos claramente que el recubrimiento azul se cae a capas, dejando entrever el interior textil de las Yumas Malta.



Una pena que unas zapatillas tan bonitas, y de un precio tan caro de un resultado así. Me temo que a este paso no van a lograr fidelizar a muchos clientes, por más que colaboren con influencers de buen ver. Esperemos que las Galaxia salgan mejor.