Después del cuenta pasos Zaria, estuve buscando una calculadora mecánica en buen estado. Desgraciadamente eran caras, incluso las de forma de regleta, o las reglas de cálculo.

Por menos de 1,5€, con el envío incluido, vi en eBay.es este contador de mano mecánico. Seguramente lo habréis visto en películas de hace un par de décadas, usado por la profesora dentro del autobús para contar que todos los alumnos han subido al vehículo, o por el sargento abusador, que registra la cantidad de flexiones que ha realizado el nuevo recluta.



En este caso, hablamos de un producto chino de bajo coste, pero con una calidad aparente que no es mala. Con el tiempo veremos si eso se transforma además en una gran duración o no.

Es un dispositivo sencillo, tiene 4 dígitos en rodillos, y cada vez que se aprieta el pulsador, el valor acumulado se incrementa en uno. Por lo tanto, es capaz de registrar hasta 9999. Esto nos permite contabilizar operaciones, sin tener que memorizar en dónde nos habíamos quedado. Es compacto para caber en la palma de la mano 4,5cm X 4,6cm X 3 cm, y al estar construido en plástico, pesa solamente 29g. Incluye una pinza de metal, para que podamos llevarlo en el cinturón. Sorprende que se indique que es capaz de hacerlo a una velocidad de hasta 300 números por segundo, porque por más rápido que pulsemos, no lograremos ir más allá de los 5 por segundo. El procedimiento de reseteo a cero, es un tanto curioso. Una rueda situada en el lateral derecho, permite que las ruedas vayan desplazándose hasta el cero.

La presentación superó mis expectativas, en vez de llegar directamente en un sobre, estaba metido en la caja original del fabricante.



Me resulta ciertamente un aparato divertido, sobre todo en el color amarillo que elegí, pero lo tienes también en negro, rojo, blanco, verde, azul, rosa y naranja.



Desconozco que utilidad real le voy a dar, probablemente ninguna, pero es de esas cosas que me gusta tener, y que por poco más de 1€, no conviene dejar pasar la oportunidad.