Aprovechando la compra de mi nuevo pendrive Sony Microvault de 8 Gb, me he puesto a experimentar con el ya obsoleto Kingston Datatraveler de 512 Mb, para intentar responder a la pregunta que se discute hasta la saciedad en foros y páginas web. ¿Qué sistema de archivos es el mejor para un pendrive? ¿FAT?, ¿FAT32?, ¿NTFS? o la nueva ¿exFAT?

Para intentar resolver este dilema, he cogido el Disk Benchmark de Everest 4.50, y he procedido a ejecutar la Read Test Suite, con los 4 sistemas de archivos mencionados. Los resultados obtenidos han sido:

Dónde:
Sistema: Es el sistema de archivos (File System) probado.
Espacio libre: Es el espacio libre disponible en bytes después del formateo. Cuanto más, mejor.
Tamaño clúster: Es el tamaño en bytes de la menor unidad de información direccionable por el sistema de archivos, según lo ha predeterminado Vista SP1 x64 (aunque se puede modificar). Cuanto más bajo mejor, porque perderemos menos espacio al guardar muchos archivos pequeños.
Acceso: Es el tiempo de acceso en milisegundos al dispositivo. Cuanto más bajo, es más rápido, así que mejor.
CPU: Es el porcentaje de CPU usado de media para realizar el test. Cuanto más bajo, menos consumo de recursos tendrá nuestro sistema.
Lineal principio: Es la velocidad de lectura lineal, en MB/s, al principio del dispositivo. Cuanto más alto, más rápido.
Lineal medio: Es la velocidad de lectura lineal, en MB/s, en la mitad del dispositivo. Cuanto más alto, más rápido.
Lineal fin: Es la velocidad de lectura lineal, en MB/s, al final del dispositivo. Cuanto más alto, más rápido.
Aleatorio: Es la velocidad de lectura aleatoria, en MB/s. Cuanto más alto, más rápido.
Con búffer: Es la velocidad de lectura usando un buffer intermedio, en MB/s. Cuanto más alto, más rápido.

Como véis, está marcado en verde el ganador en cada una de las pruebas, y en rojo el perdedor. En blanco quedan el resto. En base a estos colores, he compuesto el índice llamado Puntos, que indica las victorias restadas de las pérdidas.

Aunque los resultados son muy parejos, y varían levemente de una ejecución a otra, si tuviéramos que proclamar un ganador en cuanto a rendimiento, este sería el nuevo exFAT. Es el que mayor espacio disponible consigue, y las velocidades obtenidas son en general las mejores. Por contra, consume algo más de CPU que los otros, y sobre todo, se crea por defecto con tamaños de clúster enormes. Luego tendríamos FAT32, luego FAT, y como gran perdedor de rendimiento NTFS, lo cual era de esperar. Sin embargo, NTFS consigue el consumo más bajo de procesador.

Otro aspecto a tener en cuenta, son las características de que dispone cada uno de ellos, así:

Dónde:
Sistema: Es el sistema de archivos (File System) probado.
Espacio máximo: Es el espacio máximo que se soporta para un volúmen. Cuanto más, mejor. Trivialmente GB son Gigabytes, TB son Terabytes. Menos comunes son los ZB para ZettaBytes, y los YB para Yotabytes.
Archivos máximos: Es el tamaño máximo que puede tener un archivo. Cuanto más elevado mejor. Hay que destacar el EB, indicando Exabytes.
Entradas: Es el número máximo de clústers que pueden ser direccionados. Cuanto más es mejor, porque o bien podemos soportar discos más grandes, o bien reducir el tamaño de los clústeres.
Clúster: De manera análoga al tamaño del clúster visto anteriormente, indica el rango de tamaños que se soportan para un cluster. Cuanto más pequeño, mejor.
Fragmentación: Es un indicativo de lo sensible que es el sistema a la fragmentación. Cuanto más baja es mejor.
Encriptación: Es Sí, en el caso de que soporte cifrado de archivos a nivel nativo. Se considera mejor, pues la tenemos disponible para ser usada eventualmente.
Compresión: Es Sí, en el caso de que soporte compresión de archivos a nivel nativo. Se considera mejor, pues la tenemos disponible para ser usada eventualmente.
Tolerancia: Es un indicativo del nivel de tolerancia a fallos del sistema. Cuanto más alta sea, mejor.
Compatibilidad: Es un indicativo del nivel de compatibilidad con otros entornos/plataformas. Cuanto más alta, mejor.

De manera análoga a lo ya visto, la métrica de puntos, pondera victorias y derrotas de cada uno de ellos. En éste capítulo, vemos que exFAT es el sistema de archivos más flexible, soportando enormes volúmenes y archivos, un gran rango de tamaños de clúster, etc. Sin embargo, manifiesta un enorme problema de compatibilidad, los dispositivos exFAT, sólo se pueden leer desde Vista SP1 y posteriores, así que a nivel práctico, hay que descartarlo de momento. Tenemos entonces NTFS, que aunque sin tanta capacidad como exFAT, es de sobra para los dispositivos actuales, y los que vendrán de aquí a algunos años. Soporta además compresión y encriptación, que puede ser muy útil en algunos casos, pero requiere un entorno basado en NT para ser accesible. Por último, FAT32 y sobre todo FAT, están mucho más limitados, pero tienen un amplio abanico de compatibilidad.

Puede parecer sencillo, pero visto lo visto, a tenor de que a nivel de rendimiento las diferencias no son significativas, para la mayoría de usuarios, lo mejor es no complicarse… En general es suficiente con FAT para volúmenes pequeños, o FAT32 para los de mayor tamaño. Usuarios con necesidades particulares, deberían escoger NTFS. No obstante, si todo sigue así, en el plazo de uno o dos años, exFAT, podría ser una opción a tener muy en cuenta.