Se ha hablado últimamente con frecuencia del polémico Test de la muerte, para variar, voy a comentaros el caso del Test de Inteligencia.

Ambos, tienen en común una masiva campaña en medios online, y el gancho de requerir el envío de un SMS de tarificación adicional para conocer el resultado obtenido.

En el caso que nos ocupa, la prueba, que se ofrece como un test de Coeficiente Intelectual, no lo es tanto, pues incluye algunas preguntas más de cultura general que de inteligencia. Por otro lado, las cuestiones planteadas son realmente sencillas, siendo fácil acertarlas todas.

La precisión de los resultados obtenidos en la prueba, debe en mi opinión dejar bastante que desear, con tan solo 6 preguntas que deben ser contestadas para obtener el veredicto. En realidad son 9, aunque las tres primeras, son de índole socio-demográfica, y parecen no tener relevancia alguna en la prueba, ya que en ambos casos, las cuestiones planteadas son siempre las mismas.

Lo curioso del tema, es que parece que uno puede llegar a ser "más inteligente" que los propios creadores del test, y si no, a ver quien de vosotros conoce a algún filósofo llamado Kant, y de apellido Immanuel…