Con relativa frecuencia me preguntan cual es el mejor movimiento mecánico para un reloj. En efecto es una pregunta difícil de responder, ya que su propia formulación es vaga. ¿Qué queremos decir con mejor?

Si por mejor nos referimos a más fiable, duradero y robusto, probablemente debiéramos irnos a una maquinaria sencilla, probada, y preferiblemente de cuerda manual en vez de carga automática. Algo en la linea del HMT 0231 / Citizen 0201 que montan los HMT.

En cambio, si por mejor nos referimos a la mayor cantidad de funciones, no nos quedará otra que el ETA 7751 del Kronos Pilot Fase Lunar.

Entendiendo por mejor, precisión mecánica, aunque sin ser obligatorio, tendríamos que irnos a un calibre con alguna certificación de precisión, ya fuera COSC (Certified Chronometer) en un ETA 2824 del Mido All Dial Chronometre; METAS (Master Chronometer Certified) en un Omega 8400 de un Omega Seamaster Co-Axial; un Grand Seiko en un Seiko 9S85 del Grand Seiko Hi-Beat SBGH001; o un Superlative Chronometer en un Rolex 3131 de un Rolex Milgauss.

Quizás nos interesen calibres más planos o más ligeros, de nuevo, deberíamos en ese caso recurrir a los de cuerda manual, que con su ausencia de rotor, permiten reducir el espacio necesario en la caja, como el Slava 2428. Si además optamos por calibres de mujer, como el Luch BY 1801.1 o el Vostok 2409 o los Miyota 6T, todavía será más compactos. Dicha ganancia es especialmente patente en calibres diseñados para funcionar con cuerda manual, ya hablemos de un Poljot 3133 o sus variantes como el MakTime 31681, pero no lo es tanto en movimientos que han sido adaptados de diseños de carga automática.

Otro factor que podría resultar determinante, es la reserva de marcha del movimiento. Así, mientras el rango habitual oscila entre las 35h y las 50h, nos encontramos con maquinarias elaboradas, que permiten 30 días o más. En precios normales, tenemos por ejemplo el SH21 de Christopher Ward, con una autonomía de 5 días (120 horas), o las 90 horas de los Sistem51 de Swatch.

Si hablamos de relojes mecánicos asequibles, sin duda los Orient F69 y Orient 469 se llevarían la palma, por sus increíbles ajustes de fábrica. Los Seiko 4R3x, 7S3x y 7S2x (o sus correspondientes versiones licenciadas SII NH3x y NH2x), tampoco se quedarían muy retrasados. Incluso los Citizen / Miyota 8200.

En la gama de precios más asequible, mi predilección son los Vostok 2416, y derivados como los 2415 y los 2432.

En cuanto a un equilibrio general, me inclino por los Miyota 9000, un calibre de gama media, y precio muy competitivo, disponible en multitud de variantes con diferentes complicaciones (24h, reserva de marcha, día del mes, mes), bastante refinado, y con una precisión excelente.



No podemos olvidarnos de los relojes de bolsillo y carga manual, con buenos movimientos asequibles, como los Molnija 360x, o los suizos ETA 649x, ni olvidarnos de aquellas maquinarias de altísima calidad, que han dejado de producirse como los Raketa 2609.

Deliberadamente, he excluido las piezas de alta relojería, con calibres exclusivos, que están fuera del alcance de la mayoría, o al menos lo están fuera de mi alcance. No obstante, y si exceptuamos los relojes chinos baratos, del tipo al Jaragar Mónaco, no puedo decir que haya movimientos actuales malos. Son tecnologías muy probadas, y con unos procesos de manufactura, que se han ido perfeccionando con el paso del tiempo como os explicaba en la Evolución de la precisión con los relojes modernos. Hasta los humildes Luch 1801 o Shanghai 8120, se pueden considerar buenos movimientos.

No está tan claro el asunto con los desarrollos nuevos y revolucionarios del estilo al Swatch Sistem51, pues a pesar de que abren un nuevo abanico de posibilidades, su fabricación robotizada, los nuevos materiales, y el ahorro de costes, deben todavía demostrar sus ventajas. Quizás igual que en menor medida los ETA Powermatic 80 / Hamilton H-10, H-30 y H-40, o los ETA C01.211.