He leído el libro Cuatro amigos, la segunda novela publicada por David Trueba.

Narra el viaje que emprenden cuatro amigos durante sus vacaciones, para intentar escapar de todo, y recuperar durante su post-adolescencia, el tiempo de juventud que no disfrutaron.

Pasear por sus 259 páginas, hace imposible no identificarse a uno mismo con alguno de los personajes y situaciones.

Cuatro amigos habla de amistad, amor, frustración, desamor, liberad, y felicidad; en un tono agridulce que mezcla romanticismo con superficialidad, definiendo de una manera diferente a nuestra generación.

Cito una frase que en mi opinión abre el camino a la reflexión y resume a la perfectamente esa dualidad:

Se suele producir el equívoco de envidiar a los gatos por el mero hecho comprobado de que poseen siete vidas. Es un error. Es sabido que el gato feliz es siete veces feliz, pero el gato desgraciado es, a su vez, siete veces desgraciado.