Confieso que soy un entusiasta de la saga de películas Cube.

En este caso, Cube Zero (2004), explota el concepto tan de moda últimamente, de las precuelas que son rodadas posteriormente al resto de entregas.

La trama revela ciertos detalles que permiten entender las dos siguientes películas. A nivel del cubo, no aporta ninguna novedad destacable, en cambio, responde a muchas de las preguntas filosóficas que se hacen todos los que están dentro: ¿Por qué estamos aquí?, ¿De dónde venimos?, ¿A dónde vamos?, …

Para evitar romper sorpresas, recomiendo que Cube Zero sea la última en visionarse. El orden ideal sería comenzar por Cube; seguir con Cube 2: Hypercube; y concluír con Cube Zero.