Curiosamente Cypher (2002), en el momento del estreno en cines, apenas tuvo repercusión. Ahora en la fase de alquiler, tampoco está teniendo demasiado éxito comercial.

La trama está muy bien pensada, con abundantes giros, donde al final se comprueba la precisión con que encajaban todas las piezas. A medida que avanza la película, se van revelando acontecimientos que nos sorprenden, sin que la acción argumental se detenga en ningún momento.

La actuación en general, sin ser brillante, es convincente.

El director de Cube, no nos defráuda. Altamente recomendable.