Leyendo la prueba del BMW Z4 M Roadster, en Km77.com, no he podido más que quedarme impresionado.

Realmente asociar la mecánica del M3, en una carrocería roadster, debe transmitir una sensación indescriptible. Pero más aún me ha sorprendido una de las fotografías

¿Existen realmente este tipo de carreteras? ¿Dónde están?

Excelente firme, poquísimo tráfico, infinidad de curvas de múltiples tipos, perfecto estado de conservación, paisaje maravilloso, lineas recién pintadas, suficiente anchura de calzada, único sentido, …

Casi diría que en un entorno así el coche es lo de menos. ¡Aunque el Z4 M rojo, le va que ni pintado!