Pese a que Pascal nunca fue santo de mi devoción, debo reconocer la extraordinaria contribución que ha éste ha realizado al mundo del desarrollo.

En 1995, con Delphi 1.0, el ecosistema de herramientas de programación para Windows era bastante limitado: Visual C++ 2.0, Borland C++ 4, Watcom C++ 10, y Visual Basic 3. Había una gran dualidad entre ellas, y es que si se buscaba el rendimiento, las primeras eras las más adecuadas, mientras que si se buscaba la productividad, sólo VB era adecuado.

Delphi lo cambió todo, con una herramienta de desarrollo rápido (RAD), muy similar en características a y filosofía a Visual Basic, pero con la capacidad de generar código nativo en vez de p-code, y enlazar estáticamente con sus librerías.

Estaba basado en toda la experiencia adquirida con Turbo/Borland Pascal, un lenguaje maduro, potente, un compilador rapidísimo, y una calidad de código generado bastante buena.

Por fin podíamos generar aplicaciones de 16 bits para Windows 3.x, que estaban cercanas a la eficiencia de C/C++, y al mismo tiempo eran relativamente sencillas de programar.

Con el lanzamiento de Visual Basic 4, que podía generar p-code de 32 bits, Borland respondería un año más tarde con Delphi 2, capaz de generar código nativo de 32 bits.

En 1995, Microsoft actualizaba su Visual Basic, a la popularísima versión 5, que era capaz de generar código nativo, pero no de enlazar estáticamente con los runtimes. Se mejoraba su soporte de objetos, pero seguía siendo en ese sentido solamente basado en objetos, una tecnología inferior a la que ya tuviera Delphi 1, totalmente POO.

Visual Basic se había dormido en los laureles, y hasta 1998 no se presentó la versión 6, mientras que por su lado, Borland siguió trabajando en Delphi: Delphi 3 (1997), Delphi 4 (1998). Lo que es más importante es que VB 6, representó la última versión del entorno de programación, que luego sería relevado por VB.NET en 2002, y al que muchos desarrolladores fueron reticentes a migrar. De modo que el éxito de Delphi, continuaría: Delphi 5 (1999), Delphi 6 (2001) y Delphi 7 (2002).

Tras unos intentos no demasiado exitosos de soporte de Linux, Borland comete el primer error, intentar competir con Microsoft en su terreno: .NET, con Delphi 8 de 2003. Se rectifica en 2005 con Delphi 9, que soporta también Win32 además de .NET, pero ya es tarde, .NET se está extendiendo, y Lazarus 0.9 es ya bastante usable, gratuito y de código abierto.

En 2006, se empieza a hablar que están trabajando en un backend x64 para el compilador, algo que muchos desarrolladores están esperando. Se dice que estará listo en 2008, es decir, dos años después, y la gente espera pacientemente.

Entre tanto se suceden nuevas versiones, con más bien pocas mejoras: Delphi 2006 (10), Delphi 2007 (11), Delphi 2009 (12), Delphi 2010 (14), Delphi XE (2011).

Se hace el silencio, y en 2009, se dice que será en 2010 cuando habrá soporte x64, lo que serían 4 años depués de las primeras noticias. Muchos desarrolladores se van a Lazarus, que es ya usable. Christian Ghisler, decide portar su Total Commander, una tarea que le lleva varios meses, hasta que en 2012, presenta la versión 8.0, totalmente escrita en Lazarus, y con ediciones x86 y x64. Una prueba indiscutible de que Delphi ha perdido a sus seguidores.

Pasa el anunciado 2008, con nuevas versiones de Delphi, y se sigue sin tener soporte x64, cosa que no ocurre hasta XE2 de 2011. De nuevo una ristra de versiones, con más afán recaudatorio que novedades reales: Delphi XE2 (2011), Delphi XE3 (2012), Delphi XE4 (2013), Delphi XE5 (2013).

Poco después de su lanzamiento Ritlabs, anuncia una nueva versión de The Bat!, también con edición de 64 bits, y también gracias a Lazarus.

El resto de aplicaciones relevantes escritas en Delphi, o bien han desaparecido (FeedDemon, Skype, Ares, …), han abandonado Delphi (X1 Professional Search), no han actualizado la versión de Delphi (TOAD, UltraSearch, Website Watcher, …), o si lo han hecho, no ha sido para agregar soporte x64 (AIDA64, HeidiSQL, PowerArchiver, …).

En Embarcadero, parecen más centrados en intentar que Delphi pueda ser una herramienta de desarrollo válida para otras plataformas iOS, Android, OS X, cosa que consiguen de manera bastante antinatural. Mientras tanto, y por desgracia, las aplicaciones de escritorio que usan Delphi se reducen al mismo ritmo que lo hace su comunidad de desarrolladores.

Te sorprenderías de saber la cantidad de proyectos que siguen con Delphi 4, 5 6 y 7 sin actualizarse debido a falta de mejoras reales en la herramientas.

Las consecuencias son sin duda poco halagueñas. Nos quedaremos sin una brillante herramienta RAD, y derivado de ello, sin mi estimado C++ Builder, la úncia herramienta disponible desde hace años en combinar RAD con C++.