El pasado día 23 de abril, a las 6 de la mañana en pleno vuelo hacia París. Había repasado unos papeles de trabajo, y al terminar, aproveché para relajarme un rato, y hacer tiempo hasta el aterrizaje.

Mezcla de sueño, cambio de horarios, y cansancio, el Rise de Samantha James en 2007, sonaba de fondo en mi MP3. Escuché Deep Sunrise, y al terminar, no pude evitar volverla a reproducir.

Indudablemente es un tema, que si exceptuamos la base de envolventes, podría decirse que es "a cappella", lo que lo llena de todavía más profundidad.

En mi opinión el título no podía ser más adecuado al momento. Si bien soy incapaz de clasificarla entre cálida y fría, si que puedo decir que vale la pena escucharla, por lo especial de la atmósfera que genera.

Como viene siendo habitual, la he dejado para escuchar completa en GoEar.