Despertador Casio DQD-70B

Los despertadores LCD son algo que a muchos le gustan porque a diferencia de los LED, no emiten luz, y por tanto no molestan mientras dormimos. Por contra tienen para mi un defecto más importante, y es que impiden que veamos la luz en la oscuridad salvo que tengan luz incorporada, o encendamos la bombilla de la habitación, lo que en cualquier caso, a mi me resulta un engorro.

Tengo un Casio DQ-541 desde hace más de 20 años, y que estuve usando a diario una buena temporada. Ahora lo tengo reservado como despertador de viaje. Y es que no hay nada más fiable que un sencillo y robusto despertador digital que funciona con pilas convencionales en vez de botón. Un modelo que ha sido reemplazado por el DQ-543 con las mismas funciones y el mismo módulo, pero un diseño modernizado.

Sin embargo, después de haber hablado del reloj Casio ID-15S quería ir algo más allá. Me gustaba mucho el DQ-748 con su diseño elegante y el termómetro incorporado, pero consideré que sería mucho más práctico un despertador radiocontrolado. En ese aspecto, la gama Wakeup Timer no tiene mucha variedad, y el DQD-70B era la única opción posible si queríamos radiocontrol. Eso sí, se ofrecía en dos variantes cromáticas, el DQD-70B-2 (DQD-70B-2EF) de color azul, y el DQD-70B-8 (DQD-70B-8EF) en plateado. Como veis viendo la referencia, este sí que es un modelo que se vende en Europa, lo cual es importante si ofrece sincronización horaria vía señales de radio.

La construcción de resina en ese tono plateado tan descarado me dio algo de miedo, de manera que me decanté por la versión azul, mucho más informal y según yo lo veo, más acorde con la linea moderna del aparato.

Lo recibimos en una bonita caja de cartón con una representación del producto, e iconos destacando sus funciones más relevantes. Sin luegar a dudas muy completo y muy bien resuelto.



Al abrirlo, y como esperamos de Casio, nos encontramos una dotación muy completa: el despertador en sí, dos pilas AA (fabricadas por Panasonic y el manual de instrucciones y tarjeta de garantía en diferencias idiomas.



Sus dimensiones son compactas comparadas con un radiodespertador LED, y grandes comparadas con otros modelos de Casio como los DQ-543 o PQ-31. En concreto: 74,6mm X 119mm X 65,8mm. Es bastante pesado, 158g algo que me parece una ventaja, proporcionándole una estabilidad extra cuando lo dejamos sobre la mesita de noche. Lo que menos me gusta es que es más profundo, o sea tiene más fondo del que sería necesario. Probablemente sea también en aras de mejorar su estabilidad, aunque esto conlleva que ocupe un mayor espacio sobre la superficie.



Se repiten las sensaciones que vimos en el Casio ID-15S, una calidad constructiva de calidad con plásticos resistentes y bien acabados. Pero en este caso, comparado con aparatos similares de bajo coste, el salto no es tan notorio.



Como decía antes, requiere dos pilas AA (R6) para funcionar, fáciles de conseguir y baratas. Evitan el engorroso cable de la corriente, algo que siempre acaba molestando, al menos en mesitas de reducidas dimensiones. La alimentación por pilas le proporciona una autonomía de 1 sño. Como el DQD-70B si que incorpora iluminación por LED, si no abusamos de ella, las pilas durarán bastante más. La documentación no lo indica, pero funciona sin problemas con pilas recargables NiMH. Ya sabéis que prefiero esa modalidad a las pilas alcalinas.



La señal radiocontrolada es doble (Dual Band), recibiendo las señales tanto de Alemania (DCF) como de Reino Unido (MSF).

El precio es excelente, hablamos de un PVP 27€ y que como suele ser tónica general con Casio se puede conseguir a precios mucho más competitivos. Yo pagué por él 18€.

La pantalla principal podría haber sido más grande, si nos fijamos en su diseño veremos que podría haber sido casi el doble de ancha y de alta, mostrando así unos dígitos mucho más grandes y legibles. El contraste que ofrecen es bueno, ahí se nota el buen saber hacer de Casio, e incluso se puede ajustar el nivel de contraste. O sea no es que la legibilidad sea mala, pero podría ser mucho mejor.



No cuenta con termómetro, un instrumento que cada vez considero más importante en un despertador. Un reloj que tendremos en nuestro dormitorio y que nos va a resultar muy útil para verificar el confort de la estancia. Evidentemente tampoco es solar, creo que eso es un frikismo del que escribe más que algo verdaderamente útil. Sin embargo, la inexplicable ausencia de señal horaria limita su uso al dormitorio, que en otro caso, podría servir perfectamente como reloj de sobremesa.



Comparte también las carencias que ya vimos con el ID-15S, difíciles de justificar si tenemos en cuenta que es uno de los Wake Up Timer mas caros de la marca. El formato de fecha no es configurable (siempre MM/DD) y el día de la semana sólo se visualiza con dos letras en inglés.

El procedimiento de ajuste de fecha y hora sigue siendo el peculiar de Casio, igual que la precisión, unos escasos +/- 60 segundos/mes. En este caso ambas cosas son tolerables porque al ser radiocontrolado no necesitaremos ponerlo en fecha/hora ni nos daremos cuenta de su desviación.

Puedes descargar aquí el manual (687 KB. en formato PDF).

8 comentarios en “Despertador Casio DQD-70B”

  1. Muy buena review Javier de este magnífico despertador Casio DQD, es muy bonito y muy completo para ese precio, por cierto a ese precio creo que se de donde es.

  2. Yo cada vez he ido convenciéndome más de que mejor despertador o radiodespertador (o aparato que también haga de tal) con buena electrónica y eficiencia a pilas, sin depender de la corriente de fijo, en todo caso como alternativa (como si por ejemplo puede recargar las pilas de ser recargable él mismo) que el esquema de funcionamiento tradicional de los radiodespertadores y despertadores conectados a la red eléctrica. Conforme corrió como la pólvora el mayor recorte de calidades para ampliar márgenes de beneficios, peor, más lo noté. Hasta que me dejaron tirados varias veces en algún puntual y raro corte de corriente durante la madrugada o mañana, y sabiendo que esas pilas (y de las de 9v, poca broma) que le pusiera hacía meses debían estar bien, pues se las habían pulido a saber en qué.

    Y aquí, otro ejemplo, en mero despertador. ¿1 año o más de pilas? Perfecto. Pues ya sabes que sabiendo que las tiene más o menos frescas, salvo desastre tipo que te lo lleves al campo y le caiga un aguacero, o que se caiga al cubo de la fregona, ahí estará funcionando. No fallará. No te dejará tirado. Como mi radio multibandas portátil de sobremesa que además hace despertador con hasta tres alarmas distintas, seleccionables a voluntad y cada una con zumbador o con la emisora que elijas.
    ¿Tiene pila? Funciona. No falla. Ahí está, ya 5-6 años… y dándole mucha más guerra, porque obviamente no hace solo de despertador. Le doy mucho uso en lo suyo.

    Mira que cada vez que veo el Daewoo DPR-133 pienso «qué bonito el jodío, que bien quedaría además»… pero que no, que es más de lo mismo en lo que sé que no me gusta y que como salga rana, te aguantas y sabiéndolo de antes. Pero al final, siguen en lo mismo: las pilas «para caso de urgencia» ahí que como el aparato no las cuide las gasta de todas maneras y además en pocos meses, no te fíes. El radio que a saber de su calidad, la antena de cable por atrás que como se dañe… o si no, otro cable más, en vez de poner una antena extensible fija, que si necesitas algo de antena la sacas tirando de su punta y si no no asoma por ningún lado ni está plegada como un pegote en la trasera del aparato o encima de él.

    ¿Salida para auriculares frontal o para un altavoz de almohada? Sí hombre, déjate «de lujos»… Coñe, ya que es un cacharro conectado a corriente con gasto irrisorio, ¿por qué no con esa funcionalidad? Y con programador fácil y práctico de apagado automático a 30, 40, 50, 60, 90, 120 minutos… ¿FM y AM o mejor aún multibanda? Sí hombre, FM y vas que chutas, y de calidad justita o de radio «de los chinos»… eso sí, «el blutú» y la entrada auxiliar que no falten…

    En fin, hay algunos productos que siguen anquilosados, o por según qué modas ahorrándose funciones, pero tampoco para mejorar.

  3. Es una lástima que lo mejor sea cada vez más difícil de conseguir Alejandro. Con tanto teléfono móvil, pocas ventas deben tener los despertadores y los aparatos de radio. De hecho en muchas casas que conozco, no encontramos ya ningún aparatito destinado a despertar en la mesita de noche. Al final, acabaremos siendo unos pocos frikis.

    Pero todo lo que tiene ventajas acaba resurgiendo, no hay más que ver el afeitado clásico que ambos conocemos…

  4. Hola Javier. Habrá algún despertador al cual se me puedan configurar que el lunes me levante a una hora, el martes a otra y así?

  5. En materia de despertadores, finalmente he hecho un ‘back to the basics’ – estoy en un estado de ánimo que me lleva a detestar cualquier complicación innecesaria – y utilizo un Casio TQ-218.

    Es un despertador con mecanismo de cuarzo, tirando a grande – podría hacer de reloj de mesa – y que muestra la hora en formato analógico. Su alarma suena bien fuerte y cuenta con repetición. Los números y las agujas de hora y minutos tienen lumen aplicado. Para terminar con el listado de principales características, el despertador se alimenta de una pila LR 14 (o tipo C).

    Un aspecto bastante acertado de este despertador es el diseño de la caja, que confiere al despertador una estabilidad tal que hace difícil que se la haga perder el equilibrio de un manotazo accidental.

    Estoy satisfecho con esta compra, aunque no puedo ser objetivo porque lo compré de segunda mano en un estado casi nuevo por el precio de un par refrescos.

    Dos aspectos negativos de este despertador. A quien no le gusten los relojes ruidosos, no le gustará el Casio TQ-218. No es mi caso: el ruido de las agujas le da presencia que me agrada. El otro aspecto negativo, la probreza del lumen aplicado; ahora bien, para ser justos no creo que los despertadores en general destaquen en este apartado.

  6. El TQ-218 es un clásico un relojista. Su PVP rondaba los 20€, así que además lo has encontrado a precio de derribo. Lo que menos me gusta es que su pila de oficialmente un año de autonomía, seguramente sea de esos casos en los que Casio se cura en salud, y que llegue a los 2.

    Del movimiento del segundero hay mucha gente que se queja, y creo que cada vez más. A mi me pasa como a ti, su regularidad me relaja y me tranquiliza. Otra cosa son los de cuerda, que cuando el movimiento se salta un «beat» me saca de quicio, por más amante de la relojería mecánica que yo sea.

Deja un comentario