La marca Duward, inició su andadura en 1930 tras la fundación por parte de Carlos Vendrell, es una tradicional relojera de Barcelona, que con algunos altibajos, lleva en el negocio relojero desde mediados de 1900.

Hoy día sigue en poder de la familia, y aunque mucho menos conocida que antaño, se posiciona como una marca de calidad media-alta, y precio medio, que cuenta con el carisma de la tradición, a diferencia de otras enseñas quizás más en boga, como las pertenecientes al grupo Festina, o Viceroy.

Los productos cuentan con las prestaciones habituales, pero con un diseño que resulta a la vez clásico y elegante.

Quizás buscando algo diferente, y atraído por los eslóganes de “Duward… es diferente” y “No hacemos camisas ni pantalones. Tampoco bolsos o cinturones. Nosotros hacemos buenos relojes. Sólo eso desde 1930.” , soy el afortunado propietario de un D95059.11, que tiene un valor, que para mi es muy superior al de su coste.

En un mundo globalizado como el de hoy en día, probablemente los modelos se ensamblen al igual que otras marcas, en países con bajo coste de mano de obra, sin embargo, creo que merecen reivindicar y apoyar lo que suponen más de 150 años de actividad en nuestro país, y es digno de alabanza la forma en que la empresa se está volviendo a encauzar, a pesar de la acechante crisis económica en la que vivimos.

Actualizado a miércoles 11 de septiembre de 2013. 12:09:
A punto de cumplir dos años, el reloj sigue funcionando perfectamente, y la pila, de la que se declaran dos años de duración, está todavía operativa. Sin duda, superando las especificaciones. La construcción ha demostrado ser tan de calidad como parecía, teniendo el reloj aún un estado impecable. Con el paso del tiempo, he indagado más al respecto, el movimiento japonés que indican en Duward que montan, es un Miyota, pertenecientes al grupo Citizen, y que son montados en la mayoría de relojes, tanto de cuarzo como mecánicos, que no poseen maquinaria propia. Son calibres sencillos, sin complicaciones añadidas, pero fiables y duraderos.

Actualizado a jueves 16 de octubre de 2014. 8:27:
Ayer, algo más de 4 años, la pila se agotó. Por lo demás sigue en perfecto estado y sin problemas. En breve la cambiaremos, y tendrá nueva vida por otros 4 o 5 años más. La vida ha superado las especificaciones de 3 años que proporciona el fabricante en un 33%, al que hay que sumar el tiempo que estuviera el reloj en la caja de la relojería. Ha influido con seguridad el uso muy esporádico que le he dado al cronógrafo, pero en absoluto quita mérito a su virtud.