Juegueteando un poco con el Need for Speed Underground 2, para ver como influían las diferentes modificaciones mecánicas en los coches, he descubierto el vehículo más potente que se puede conducir. No quiere decir que sea el que más prestaciones ofrece, ni el más efectivo. En efecto, en este sentido, influye más el diseño del coche, y la forma de conducir de cada uno, que la propia potencia.

El coche en cuestión es el Ford Mustang GT.

A propósito de esto, sabed que en EE.UU, la versión 2005, con la motorización V8 de 300 CV, viene a salir por unos 3.000.000 de pesetas… Así cualquiera. ¡Ganan el triple que nosotros, y los coches les cuestan la mitad!

Y hablando de Ford, tampoco os perdais el anuncio de TV del Ford GT 40 (3,2 Mb en formato Quicktime).