Cuando miro el panorama relojero actual, me asusto. La imparable difusión de la relojería china de bajo coste gracias a plataformas como Aliexpress, el también comocido como Amazon chino, hace que este tipo de piezas sean realmente sencillas de conseguir.

Por supuesto seguimos teniendo mucha “basura”, pero también encontramos cada vez más relojes que no están mal. Os hablé hace no mucho del Starking AM0184 o del Parnis Master 03 por citar solamente un par de casos.



Parece evidente que la industria china, va evolucionando, y si recordáis, comparando el Starking con un Casio, la balanza se inclinaba en favor del primero.

Si hace unos años, una comparativa entre el Colomer & Sons Classic Power Reserve contra el Parnis Master habría sido injusta, en la actualidad podemos verlos como casi parejos.

Algo tiene que cambiar en la industria, porque está claro que no tiene lógica, ni tampoco futuro, coger un reloj chino, y ponerle nuestra marca, si con ello pretendemos venderlo diez veces más caro. No importa que se llame Daniel Wellington o Bobroff.

Salvo en el sector de la alta relojería, vemos como el valor de las marcas, se va devaluando. No cumplen su cometido principal que es ofrecer una garantía y una solvencia acorde a lo que esperan de ellas sus clientes. Si todo sigue así, cada vez más y más consumidores acudirán al mercado chino, que buscando bien, nos ofrece piezas con buenos materiales, calidades razonables, y precios muy módicos.

Los elevados precios en las gamas medias son cada vez menos sostenibles. Es habitual encontrarnos con marcas tan reputadas como Tissot, que cada vez ajustan con mayor laxitud sus relojes mecánicos; y como esta práctica va extendiéndose a marcas, otrora conocidas por lo contrario. Basta ver como se comportan los últimos lanzamientos de Orient.

Todo ello abre un abanico de posibilidades a firmas que consideran que la relojería debe ser ante todo calidad, pero que sólo tiene sentido con unos precios justificados. Y así no es de extrañar que guardatiempos como el K-300 Ceramic de Kronos sea alabado por todos los que lo han tenido en su muñeca.