El fin de los relojes caros

Cuando miro el panorama relojero actual, me asusto. La imparable difusión de la relojería china de bajo coste gracias a plataformas como Aliexpress, el también comocido como Amazon chino, hace que este tipo de piezas sean realmente sencillas de conseguir.

Por supuesto seguimos teniendo mucha «basura», pero también encontramos cada vez más relojes que no están mal. Os hablé hace no mucho del Starking AM0184 o del Parnis Master 03 por citar solamente un par de casos.



Parece evidente que la industria china, va evolucionando, y si recordáis, comparando el Starking con un Casio, la balanza se inclinaba en favor del primero.

Si hace unos años, una comparativa entre el Colomer & Sons Classic Power Reserve contra el Parnis Master habría sido injusta, en la actualidad podemos verlos como casi parejos.

Algo tiene que cambiar en la industria, porque está claro que no tiene lógica, ni tampoco futuro, coger un reloj chino, y ponerle nuestra marca, si con ello pretendemos venderlo diez veces más caro. No importa que se llame Daniel Wellington o Bobroff.

Salvo en el sector de la alta relojería, vemos como el valor de las marcas, se va devaluando. No cumplen su cometido principal que es ofrecer una garantía y una solvencia acorde a lo que esperan de ellas sus clientes. Si todo sigue así, cada vez más y más consumidores acudirán al mercado chino, que buscando bien, nos ofrece piezas con buenos materiales, calidades razonables, y precios muy módicos.

Los elevados precios en las gamas medias son cada vez menos sostenibles. Es habitual encontrarnos con marcas tan reputadas como Tissot, que cada vez ajustan con mayor laxitud sus relojes mecánicos; y como esta práctica va extendiéndose a marcas, otrora conocidas por lo contrario. Basta ver como se comportan los últimos lanzamientos de Orient.

Todo ello abre un abanico de posibilidades a firmas que consideran que la relojería debe ser ante todo calidad, pero que sólo tiene sentido con unos precios justificados. Y así no es de extrañar que guardatiempos como el K-300 Ceramic de Kronos sea alabado por todos los que lo han tenido en su muñeca.



13 comentarios en “El fin de los relojes caros”

  1. A mí me chirría mucho la producción china, sea en relojes, juguetes, botellas de plástico o manufactura de lo que sea. No digo más 😀

  2. Pues no me puedo enojar por la «de-evolución» hacia la función sobre la forma o el lujo. Lo que puede desagradarme es la razón: hay menos compras de relojes caros por que los sueldos promedios ya no hacen posible ahorrar para comprar uno; o es por que la gente, pudiendo pagarlos, prefiere hacer otra cosa?

  3. Un poco de déjà vu …

    Hace no tantos años en los supermercados españoles se vendían pocos productos de marca de distribuidor, también conocidos como de marca blanca. Su menor precio se asociaba a una menor calidad.

    Con la grave crisis económica que comenzó en el año 2007 cambiaron muchas cosas. Una de ellas, el desdén hacia esos productos de marca blanca. Primero, el paro, las bajadas de salarios y el empeoramiento de expectativas laborales forzó a que muchos españoles empezasen a consumir productos de marca blanca. Y poco después, los españoles descubrimos que muchos emperadores se paseaban desnudos por los lineales de los supermercados: muchos productos de marca blanca eran tan buenos, o incluso mejores, que los de marcas presuntamente nobles. Y todo ello por mucho menos dinero.

    Aún hay marcas ‘nobles’ en los lineales de los supermecados, pero menos que antes del año 2007. Las que sobreviven son aquellas que aportan un valor añadido y cuyo mayor precio está, por ende, justificado.

    El reloj chino va a ser la marca blanca de la relojería. Lo celebro.

  4. Muchas, muchisimas «marcas blancas» son el mismo producto que la marca «buena», pero en una caja mas sencilla. Yo vivo, tecnicamente, cerca de la frontera con los EEUU, y recuerdo «marcas blancas» como Springfield o marcas propias, como Kirkland Signature, superiores y mas baratas que las de siempre.

  5. Personalmente me gustaría que los relojes accesibles no fueran chinos un relojista. O si lo son, que hubiera una marca detrás responsable encargada de supervisar su calidad y los procesos. En la mayoría de casos cuando eso ocurre, triplican el precio del chino, lo cual no es justo.

    De manera que me quedo con tu frase, «lo celebro», y espero que eso permita a más gente entrar en la afición relojera.

  6. antes que nada, gracias por el blog, es excelente. Entro todas las semanas aunque no comente.

    Me quedé pensando en esta frase «En la mayoría de casos cuando eso ocurre, triplican el precio del chino, lo cual no es justo.» Para mí sí lo es y te explico porqué. Debes invertir en publicidad para distinguirte del genérico o de la marca china sin controles, sino no los venderás. Además tienes que controlar que funcionen bien y trasladar el gasto de los que andan mal o de las reparaciones de los mismos a los que sí andan bien. Por otra parte los impuestos de un suponer tu país son seguramente más caros que en china, un país con todas las facilidades para exportar.

    Si las reparaciones o desechos y los controles no los haces tú debes pagar empleados, lo cual es un gasto que se le suma a la inversión. Y por lo que vi en precios al por mayor en china no son muy distintos a los por unidad, es decir no los compras por la mitad de precio por ejemplo.

    Y además no te olvides de sumarle el riesgo de que montes toda una empresa para eso y vendas mucho menos de lo esperado.

    En conclusión triplicar el precio de una marca china ofreciendo productos testeados y garantidos con marca propia me parece un buen precio para el consumidor, especialmente si se le hicieran pruebas de estanqueidead y aceitado de juntas. Y excelente si se les relumeara.

    Imagina un Parnis con relumeado y estanco 100 mts a solo el triple de precio con marca propia. Una ganga a mi entender.

  7. Muchas gracias por haberte decidido a comentar Arcano. Estoy contigo en cuanto a los argumentos. Hacer controles de calidad y pagar los impuestos aquí es algo que aumenta el precio. Dependerá bastante del modelo, y de la calidad del modelo original, por supuesto. No es lo mismo uno de esos chinos a los que al que no se le cae la corona, se le caen las manecillas que un Parnis de los de «gama alta» como el Master 03.

    Si hablamos de los primeros, relojes de 30€ como el Starking, obviamente a 90€ y con garantía sería un gran precio. Si nos referimos al Parnis Master, estaríamos hablando de 500€. Honestamente un reloj así a ese precio no se vendería. Hay proyectos en Kickstarter mucho más asequible.

    Por su puesto entiendo tu mensaje, el del sobrecoste y teniendo en cuenta que todas las marcas, hasta las Swiss Made fabrican al menos parcialmente en Asia, sería una oportunidad.

  8. Si, así es. Haber usado yo el ejemplo de Parnis, una marca que está un poco cara en relación a otros relojes chinos no fue un buen ejemplo. Tanto ese modelo de Starking como infinidad de otros con estas puestas a punto sería un muy buen negocio, creo, para crear una marca propia. Además el precio al por mayor puede bajarse en mayoristas chinos que venden con los logos que uno elija y demás.

    Solo quedaría un buen relumeado y las revisaciones de puesta a punto y calidad. En pequeña escala y sin tener empleados puede ser un negocito interesante. Kickstarter excepto en los que crean sus propias cajas está lleno de estos ejemplos.

    Hace tiempo le sugería a Bianamaran que se lanzara a hacer casios de caja de acero desechando las de resina si no conseguía los módulos, pero me explicó que eso estaba más allá de sus posibilidades.

    Yo si pudiera me lanzaría a hacer y vender solo las cajas y las correas para que los usuarios le metan el módulo a su casio ya rallado y desgastado. Creo que esta política ya me aseguraría algunos miles de unidades de venta. Pero bueno, ojalá alguien llevara a los hechos esta idea

    Saludos

  9. Tienes mucha razón Arcano. De hecho es una idea que yo también he tenido en varias ocasiones. Se puede conseguir un simple Casio F-91W por unos 5-6€ a precios al por mayor. Nada impediría extraerle el módulo, y colocarlo en una caja de acero, duradera y de calidad.

    El problema es que construir esa caja, así como la fornitura que la acompaña (cristal, armis, …) requiere una inversión considerable.

Deja un comentario