Últimamente la mayoría de navegadores web proclaman ser el más rápido del mundo.

Para mi, el rendimiento siempre ha sido un punto muy a tener en cuenta. En efecto, el soporte de estándares emergentes, la estabilidad de la aplicación, las opciones disponibles, y la configurabilidad, son también aspectos muy importantes.

Seguramente por eso, cada vez me gusta más el Opera.

En HowToCreate, se ha publicado un análisis de rendimiento bastante exhaustivo, que analiza diferentes navegadores en diferentes plataformas.