La compañía estatal Electronika (Электроника), impulsada por el Ministerio de Industria Electrónica de la antigua Unión de Repúblicas Soviéticas (URSS).

Se dedicaba a la manufactura de componentes electrónicos de todo tipo, tales como calculadoras, juegos, equipos de sonido, televisores, vídeos, ordenadores, radios, discos duros, cámaras, teclados, cajas registradoras, impresoras, equipamiento médico, amplificadores, fuentes de alimentación, …

Sus diseños en general estaban inspirados en cierto modo en los que producía el mundo capitalista, desde una simple imitación, hasta ingeniería inversa en estado puro.

La comercialización en el mercado única y exclusivamente interno, tenía dos requisitos, el primero era obviamente disponer de la cantidad de rupias necesarias, y en segundo lugar, haberse ganado el derecho a compra. Éste se conseguía bien fuera por criterios de productividad o calidad en el empleo, como compensación por determinados años de trabajo, por hijos de cierta edad, y fundamentalmente, por la posición social en el escalafón del partido.

A nivel de calidad, solían tener esos acabados toscos habituales en los productos de la Unión Soviética, y a pesar de variados planes para homogeneizar su calidad, eran bastante irregulares. Los productos que salían buenos, eran magníficos, y los que salían malos, eran muy malos. Sin embargo estaban construidos para resultar duros y duraderos.

La factoría número 5 Integral, ubicada en Minsk, fue fundada en 1962, como especialista para la fabricación de relojes domésticos, lanzando su primer modelo en 1973.

Como miembros destacados, tuvimos los Electronika 52, Electronika 53, Electronika 54, Electronika 55, Melody 55, …

Estos relojes, tomaban ideas y diseño de los modelos de casas japonesas como Casio y Seiko de la época, sin aportar apenas nada en cuanto a tecnología y funcionalidades, salvo una curiosa función para ajustar la precisión diaria del reloj, aumentando o reduciendo su velocidad. Imagino que para compensar las irregularidades de ajuste con la que salían de fábrica, y compensar las diferencias climáticas.

La factoría número 7, se especializaba por ejemplo en relojes industriales.

Entre las maquinitas de juego más relevantes, tenemos aquellas que se desarrollaron imitando las Game & WatchIM-02, IM-03, IM-04, MG-09, …

La tecnología LCD, la dinámica del juego, y gran parte del empaquetado estaban calcados de los de Nintendo. Lamentablemente la circutería, tenía algunos fallos de diseño, de forma que en según que modelos, si se tocaban los botones que no se debía a mitad de partida, se producían efectos no deseados.

En cuanto a calculadoras electrónicas, comenzaron a fabricarse en 1968, y destacaron modelos como la MK-51 o la MK-71, de nuevo tomando gran parte de las ideas del mercado japonés y americano, directamente de fabricantes como Casio, Canon, Sharp, … Igualmente tenían algunos problemas en cuanto a diseño de los integrados, que causaba que ciertos cálculos, o interacciones con botones produjeran resultados erróneos o comportamientos inesperados.

A su favor, la robustez de su construcción, la legibilidad del display, y sus simplicidad.