Sin darme cuenta, ¡hoy he enviado un archivo adjunto de casi 200 Mb por correo electrónico! Cuando he sido consciente de ello, ya era tarde…

Por suerte era un correo interno que iba vía Exchange, sin necesidad de salir a internet. El Outlook, ha respondido también de forma muy correcta.