Con una frecuencia aproximada de una vez a la semana, me contactan para informarme de algún enlace roto en mi blog. Lo que en inglés se denomina Link rot o Linkrot, y que no tiene nada que ver con que el enlace fuera incorrecto, sino que en los más de 12 años de existencia, esos enlaces, han dejado de ser válidos, debido a cambios en el sitio enlazado.

El 99% de esos mensajes, son interesados. Bien porque enlazan a una página propiedad de quien me contacta, y quiere que yo actualice los enlaces rotos, bien porque enlaza a una página de terceros, y quieren que cambie el enlace por uno que beneficie al interesado.

En el primer caso, digamos que Juan es el webmaster de juan.com, ha cambiado todos sus permalinks tras una reestructuración, y me escribe para que actualice los enlaces en mi página. Sin embargo, el propio término permalink, nos indica que debe ser un enlace permanente, y que sea válido a lo largo del tiempo. De modo que si Juan, cambia la estructura de permalinks, lo que tiene que hacer, es crear redirecciones propias que apunten esos permalinks a la nueva estructura, y no escribir a los sitios que enlazadores para que cambien los enlaces. En casi 2.500 posts, tengo literalmente decenas de miles de enlaces, si tuviera que irlos cambiando, el blog no tendría contenido, sólo enlaces actualizados, que como digo, no son mi responsabilidad, sino del sitio al que se enlaza. En mi caso cuando migré de SPHPBlog a WordPress, me encargué de implementar redirecciones de la vieja estructura de enlaces de Simple PHP Blog a WordPress.

De forma similar, cuando me trasladé de bitacoras.com a Dreamhost, establecí una redirección del subdominio antiguo, al dominio nuevo. La mayoría de webmasters están al tanto que cuando cambian sus enlaces permanentes, deben aplicar una redirección de tipo permanente, para que así se propaguen los cambios. Sin embargo, estas redirecciones, se aplican de manera temporal, y al cabo de un tiempo se eliminan, por lo que todos los enlaces estáticos, que apuntaban allí, dejan de ser válidos.

Como vemos, en este primera caso, los webmasters simplemente quieren ahorrarse trabajo, trasladando una responsabilidad que es de ellos, a mi. El segundo caso, es el de aquello que quieren aprovechar un enlace roto, para beneficiarse de ello. Detectan por ejemplo un enlace inactivo que apunta a microsoft.com/windows98, una página que a Microsoft ya no le interesa que exista, y me proponen que en su defecto les enlace a ellos, que tienen una página que habla de Windows 98. Vuelve a ser una variante más de la caducidad de los datos que ya os comentaba, y que al final causarán que todos enlacemos al Internet Archive, sólo para estar seguros que esos enlaces seguirán siendo consultables décadas después, una forma extrema de preservación digital.